Saltar al contenido

Oración al glorioso San Agustín

Por: Ashé pa mi Cuba

San Agustín

Cuando sientas que ya no tienes fuerzas, que tus pasos flaquean y tu fe se apaga: «ora». En la oración encontrarás consuelo y alivio para tus penas. Todo es cuestión de costumbre, crea este hábito maravilloso de encontrar la solución y todas las respuestas a tus dudas al orar.

A veces cuando nos sentimos incapaces y débiles es la mejor oportunidad para descubrir que tenemos una fuerza interior increíble que podemos utilizar a nuestro favor, para crecer espiritualmente y conocernos mejor a nosotros mismos.

Recuerda que somos esclavos de nuestros pensamientos, aprende a elegir aquello que piensas y cuando encuentres los adecuados, practica con humildad y amor, y descubrirás un maravilloso ser dentro de ti.

¡Que esta poderosa oración te ayude a encontrar la paz que necesitas en estos momentos tan difíciles!.

Oración a San Agustín:

¡Glorioso San Agustín!

Príncipe rector mío, dulcísimo consuelo y segurísima esperanza de mis trabajos y aflicciones, vos que tuvisteis un celo tan encendido, por la salvación de las almas, haced que la mía experimente los efectos del vuestro ardentísimo celo por la salvación de nuestros hermanos.

Interceded al señor, santo mío, para que una santa tristeza ocupe mi corazón, recordando sin cesar mis extravíos e infidelidades. Imite yo vuestra conducta, y sea para mí vuestra conversación y penitencia un estímulo que me despierte del letargo de mis culpas en que estoy sumido.

Hazme, Jesús mío, padecer en esta vida, para que me libres de padecimientos y tribulaciones en la otra. Tú, Señor, nos dices que no quieres la muerte del desgraciado pecador, sino de su verdadera conversión y penitencia.

Atiende, pues, Jesús mío con tu bondad mis fragilidades y flaquezas.

Favorecedme con tu gracia, y consiga yo por la intercesión de vuestro ciervo y patrono mío San Agustín, el perdón de mi pecado. La confianza, Santo mío, que tengo en vuestra poderosa protección es acreedora a que atentáis a mis deseos y a que despachéis favorablemente mi humilde petición.

Alcanzadme, Glorioso Santo mío, la gracia que os pido en esta oración y con ella todas las demás, que sabéis son convenientes para mi salvación eterna.

Alcanzadme también la perseverancia en el bien y el premio y bienaventuranza eterna.

Amén

Etiquetas
error:
Copy link