Saltar al contenido

Oración a la Santísima Virgen de las Mercedes

Oración a la Virgen de las Mercedes

Que esta oración a la Virgen de las Mercedes aplaque su angustia, le ayude a disminuir sus penas y le ayude a apaciguar las grandes tristezas que ocupen su alma.

Cuando sea presa del mal ajeno o estés perturbado de extrañas influencias. En la rebeldía, opresión y dominio. El mejor ruego de libertad y redención. Pedid piedad para todos los lamentos humanos.

En la religión Afrocubana, la Virgen es sincretizada con el Orisha Obatalá de la religión yoruba, ya que en Cuba ambas deidades se fusionaron producto a un proceso de aculturación en la isla; sus devotos les piden sobre todo mucha salud, desenvolvimiento y prosperidad para avanzar sin dificultades en el camino de la vida.

Plegaria a la Virgen de las Mercedes:

Dulcísima siempre Virgen María de la Merced, benignísima Madre de Dios estrella resplandeciente del mar,

luna hermosa sin las menguantes de la culpa, escogida como el Sol; oye, Señora, nuestros ruegos, tú que benigna atendiste desde los cielos los tristes lamentos de los miserables cautivos, que gemían sin consuelo en la dura opresión de los bárbaros mahometanos, rompiendo los grillos y cadenas que los aprisionaban, por medio de tu Religión de Redentores,

por este profundo ardor de tu caridad te pedimos, dulcísima María, rompas las cadenas de nuestras culpas,

para que libres de ellas, merezcamos, conseguir lo  que te pedimos en esta oración.

Amén.

 

⚪ Ahora se rezan tres padres nuestros y tres Ave María, con gloria Patri (gloria al Padre) en reverencia de lo que padeció la santísima Virgen en aquella hora en que vio espiral a su santísimo hijo y consumó la redención del género humano.

 ⚪ Se recomienda usar una medalla o detente magistral de nuestra Señora de las Mercedes durante el rezo de esta oración.

En muchas oraciones cristianas se recomienda usar el “Detente”, pero muchas personas desconocen a que se refiere.

El “Detente” es un escudo, emblema o instrumento religioso que se utiliza para protección de la persona que lo utiliza.

Esta pequeña insignia tiene una imagen del Sagrado Corazón y usualmente lo acompaña la cita: «Detente enemigo, el corazón de Jesús está conmigo», por esa razón el nombre que adopta.

Aunque no existe en sí un lugar adecuado donde debe usarse, se recomienda llevarlo a la altura del corazón.

También es conocido como Salvaguardia o Escudo del Sagrado Corazón de Jesús.

Oración a la Virgen de las Mercedes
error:
Copy link
Powered by Social Snap