Saltar al contenido

6 Consejos de una santera para días difíciles

Anciana con turbante estampado

1. ¡No te preocupes por nada!

Dos mujeres sonriendo

Recuerda: podemos pasarnos el resto de la vida angustiados por el futuro, pero ello no cambiará nada. La preocupación está definida como el sentimiento que inmoviliza el presente por cosas que pueden llegar a suceder, quizás lo creas, quizás no, pero perdemos mucho tiempo inquietándonos por un futuro incierto. Vive tu presente y disfruta cada minuto.

 ? Dice mi madre Oshún: ¿te gusta ese par de aretes?: póntelos; ¿te gusta ese vestido?: cíñetelo, ¿te gusta la vida? «Vívela». 

2. Cuando te fallen las fuerzas, ten fe.

Mujer camina en la playa

¿Estás confuso? ¿Cosas inacabadas? ¿Sueños? ¿Expectativas? ¿Esperanza? ¿Emoción?…

No te detengas tanto pensando porque nada resolverás, toma acción y sal adelante. Y si sientes que no puedes comenzar porque te falta todo, recuerda que te queda esa fe en Olofin que no debes perder, siempre confiando en que recibirás de forma inesperada lo que tanto ansías.

3. Acepta el cambio, deja que las cosas fluyan.

Personas saltando en el atardecer

Las cosas a medias no funcionan, debemos cerrar ciclos y colocar puntos finales, de lo contrario no avanzaremos y esto nos llenará de angustia. A menudo no aceptamos los cambios, y dejamos las cosas sin concluir por circunstancias externas, pero en realidad es nuestra decisión alejar y dejar atrás lo que no encaja.

Si tu propósito es hacer alguna tarea ¡conclúyela!, no permitas que nada influya y deja que todo fluya.

«No quiero chin-chin, si va a llover que llueva»,

todo aquello que está destinado a suceder sucederá.

Si dejamos cosas inconclusas después no fluirán del todo, por ejemplo, si por nuestro bien debemos realizar algún ebbó, obra o aceptar algún consejo y no lo hacemos correctamente, los resultados no serán para bien y luego en instantes de insensatez reclamaremos a nuestros Orishas.

4. Para cada problema, siempre se abrirá un camino.

Mujer en el desierto

Nunca te pondrán a prueba con lo que no puedas manejar, eso dalo por hecho. Los Orishas cada día me demuestran que, aunque esté ahogada en alguna situación y la solución no aparezca, de repente y sin tan siquiera imaginarlo se abren mis caminos. Siempre confía en que para cada problema los Orishas te envían una salida.

Como dice la canción:

«una sonrisa a la desesperación y al odio un beso»

5. Agradece cada día.

Mujer con vestido típico

Días que te levantas y ni que hacer sabes porque ni un ápice de voluntad tienes. Ante todo, mira hacia el cielo, da gracias y pide la bendición a Olofin, Olorun y Oloddumare. Respira hondo, aunque tengas odio acumulado, déjalo ir y perdona, ¡sonríe!

Conversa con tus Orishas que siempre están dispuestos a escucharte. Pon música, relájate; baldea la casa, si es con agua de Yemayá Olokun mucho mejor, sino con albahaca y colonia fresca, agrégale cascarilla.

Recuerda: se limpia de atrás hacia adelante, poniendo tu vibra positiva ya verás cómo cambia tu día. 

6. Confía en tu fortaleza.

Mujer riendo

Siempre que llueve escampa y no hay tormentas que no se aplaquen. Cuando los vientos son favorables para nosotros, aunque mil árboles caigan, seremos ese árbol que se mantiene en pie. ¿Cuántas veces no pensamos que la tormenta nos derrumbaría? Luego en la calma nos percatamos de que salimos ilesos y aquí estamos… más fuertes que nunca.

Tener confianza en lo que llevas en tu lerí, en lo que habita en tu corazón, en tu religión y en ti mismo, cambia las circunstancias de todo lo que te propongas y quieras hacer. 

Contenidos más leídos:

error:
Enviar este mensaje
Hola, necesito consultarme. ¿Puede enviarme la información y el precio de las Consultas Espirituales guiadas por una Santera Espiritista? Gracias. Ashé🙏