Saltar al contenido

Otrupon Meyi: No se dicen mentiras porque se pueden convertir en verdad

Mentiras Otrupon Meyi

En Otrupon Meyi, odun de fundamento de Ifá se encuentra terminantemente prohibido decir mentiras pues estas al final terminan convirtiéndose en verdad.

Es un signo de trampas donde la envidia es la peor consejera.

Pataki donde Ifá advirtió el peligro y las trampas que acechaban al adivino

Otrupon Meyi era un religioso muy sabio que se dedicaba al arte de la adivinación.

Este iba recorriendo los pueblos efectuando el pregón de sus virtudes y al ser tan acertado en el vaticinio del futuro fue adquiriendo fama y por todas partes de la región se escuchaba mencionar su nombre.

En una ocasión llegó a la tierra de los monos donde comenzó a ejercer sus conocimientos.

El rey quien conocía su reputación lo mandó a buscar para que le hiciese el milagro de predecirle su futuro.

Pero este era solo un pretexto que el monarca buscaba para coincidir con él pues su verdadera intención era matarlo.

El rey mono veía en este una gran competencia por la corona, pensamiento que se encontraba fuera de las pretensiones del adivino.

Por azares del destino el adivino no pudo acudir al encuentro, el rey no quedando conforme con esto le envió con un emisario una invitación a su velorio, escenario donde aprovechando la mentira le daría una muerte certera.

El adivino al llegar al velorio se encontró con un lugar repleto de personas tal y como le había advertido Ifá, este previamente a partir se había realizado un ebbó pues mediante el oráculo había sido advertido de un grave peligro que lo perseguía.

Haciendo ebbó siempre se logra vencer al enemigo

En el local donde se celebraba el funeral habían dispuesto muchas flores.

Otrupon Meyi sigiloso se acercó al féretro para depositarle al rey unas flores, al ponerlas el polen de las mismas penetró el cristal que separaba al difunto del espacio exterior haciéndolo estornudar y descubriendo acto seguido su mentira.    

Casi a la velocidad de la luz salió Otrupon Meyi del lugar, pues presintió que el peligro que Ifá le había advertido se abalanzaba sobre él con gran premura.

Como todo estaba preparado uno de los monos cerró con rapidez la puerta principal, entregándole a otro de sus secuaces la llave que había puesto en marcha la cerradura.

Pero ya era demasiado tarde pues el adivino había conseguido escapar con éxito del lugar, dejando atrás un gran caos.

El mono que sostenía la llave salió corriendo para entregársela al rey y en el trayecto tropezó con los candelabros, cayó al suelo perdiendo la llave, provocando a su paso un incendio.

El velorio ficticio de esa forma se convirtió en la tumba de muchos hombres y animales que no alcanzaron a escapar.

La trampa del rey mono cobró muchas vidas inocentes, pasando a la historia con el sabor de una masacre.    

Otros artículos sobre Religión Afrocubana:

Mentiras Otrupon Meyi
error:
Copy link
Powered by Social Snap