Saltar al contenido

La Plegaria de la Serenidad ¡Señor, dame paciencia y sabiduría en la vida!

Por: Ninette Caren Fernández

Plegaria de la Serenidad

La Plegaria de la Serenidad es una oración realizada para obtener templanza y paz.

La también conocida como la oración de la Serenidad, es evocada por los religiosos en momentos de duras pruebas.

Esta oración es atribuida al ingenio del teólogo, filósofo y escritor estadounidense Reinhold Niebuhr, quien divisara en esta plegaria las palabras precisas para acercarse a Dios desde una perspectiva humilde.

Plegaria corta para obtener Serenidad

La versión más corta de la plegaria de la Serenidad ha sido más famosa y difundida por todo el mundo que su versión original, mérito recibido a consecuencia de ser más fácil de aprender y más rápida de pronunciar.

A través de dichos versos se pide a Dios que:

  • Otorgue una guía en la toma de decisiones,
  • permita al individuo mediante su intercesión conservar la calma en todos los instantes requeridos y
  • bendiga al prójimo como a uno mismo con la virtud de la sabiduría.

(…) Señor, concédeme serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar, fortaleza para cambiar lo que soy capaz de cambiar y sabiduría para entender la diferencia(…)

Oración de la Serenidad

Viviendo día a día; disfrutando de cada momento; sobrellevando las privaciones como un camino hacia la paz; aceptando este mundo impuro tal cual es y no como yo creo que debería ser, tal y como hizo Jesús en la tierra: así, confiando en que obrarás siempre el bien; así, entregándome a Tu voluntad, podré ser razonablemente feliz en esta vida y alcanzar la felicidad suprema a Tu lado en la próxima. Amén.

Lo que no sabías de la Oración de la Serenidad

La oración de la serenidad puede ser pronunciada cualquier día de la semana sin importar el horario.

  • Esta puede ser acompañada de la lectura de un padre nuestro, un ave María y una Gloria, especialmente si el bien que se desea lograr se relaciona con la conciliación del sueño. 

Cómo es una oración auxiliadora no se necesita de velas, flores, ni de ningún otro tipo de accesorios que realce su poder, solo se requiere de la fe para alcanzar el favor del todopoderoso.

Entre sus virtudes se destaca la rapidez con la que se cumple lo deseado, siempre y cuando no se anhelen imposibles, ni tampoco deseos que involucren el mal ni dañen a ningún otro ser humano en el ejercicio de su cumplimiento. 

Otros rezos poderosos y reconfortantes que nos acercan a la fe:

Plegaria de la Serenidad
Etiquetas
error:
Copy link