Saltar al contenido

¿Eleguá es malo? Conoce al Dueño de los Caminos

Eleguá es malo

Elegguá es protección, Elegguá es suerte o infortunio, Elegguá es tentativa y realidad.

Elegguá es un niño muy sabio y uno de los siete dioses fundamentales del Panteón Yoruba.

Por ello es el primero en ser llamado en todo acto religioso o festividad y el último en despedirse, representando así el inicio y el fin de todos los caminos, el nacimiento y la muerte, el bien y el mal.

También conocido como “el pequeño gigante”, Eleguá vive detrás de la puerta de nuestros hogares, nos protege de todo lo que entra y sale, custodia nuestro astral y es vigía de nuestro destino.

Este Orisha es una de las Siete Potencias Africanas y es el mensajero de los dioses, si él lo quiere, nada de lo que se le ofrenda a estos les llega.

Es su decisión que los rezos y agradecimientos arriben a sus destinatarios.

Algunas personas preguntan si Eleguá es malo, si es un niño tramposo que hace maldades a su paso, si la roca que lo representa puede hacer daño.

Quien no conoce nuestra religión le tiene más miedo que respeto, pero la realidad es que el pequeño Orisha tiene un poder inmenso, es nuestra protección, el que cuida todos los caminos que andamos, pero también es sumamente justiciero y hace pagar lo mal hecho.

Eleguá: Protección y suerte

¿Qué cubano, sea o no devoto de la religión yoruba, no conoce la frase “Elegguá abre los caminos”?

Y es que Eleguá uno de los primeros Orishas que se recibe y sumamente venerado en Cuba. Es el primero del grupo de los cuatro guerreros (Elegguá, Oggún, Ochosi y Osun), y en la naturaleza está simbolizado por las rocas.

Por eso, vive en esa figura en la mayoría detrás de la puerta, cuidando el ilé de quien lo posee.

Es venerado así, por ser el dueño absoluto de los caminos y el destino. Puede ser él, decisor de la felicidad o infelicidad de los seres humanos. Por ello es continuamente asociado con la palabra “suerte”.

Símbolos y sincretismo

La religión yoruba indica que Elegguá se asienta en una otá (piedra), otá conchífera, de arrecife, otá con carga, caracol cobo con carga, un coco seco o de masa con carga y la misma se coloca en una vasija plana.

Sus atributos consisten en collares que utiliza el adorador, cascabeles, garabato (bastón) de guayaba, trampa de ratón, monedas, juguetes de niño, sombrero de guano o paja, maraca pintada con sus colores, llaves de puertas, pepitas de oro y monedas de plata.

¿Cómo invocar a Eleguá?

Al presentarle una ofrenda, se le da un saludo ceremonial:

Echú elewa oga gbogbo namirin ita alagbana baba mi nulo na buruku nitosi le choncho kuelú kuikuo oki kosi ofo, kosi eyo, kosi ku, kosi ano ni orukó mi gbogbo omonile fú kuikuo odueve, baba mi elewa.

Te refresco a ti para que abras el camino con el permiso de mis padres mayores, yo toco la maraca para que tú me abras la puerta para lograr la paz, prosperidad, evolución, actividad profesional, dinero, amor, estabilidad, salud, firmeza, felicidad, abundancia, armonía, sabiduría y buena suerte, para mí y para todos mis familiares y amigos. Contando también con mi ángel guardián, padrino y todos los representantes del panteón Yoruba.

Como parte de la transculturación, Elegguá también adoptó el nombre de un Santo católico. El más conocido es San Antonio de Padua, sacerdote de la Orden Franciscana, venerado como santo y doctor de la Iglesia por el catolicismo.

Contenidos más leídos:

error:
Enviar este mensaje
Hola, necesito consultarme. ¿Puede enviarme la información y el precio de las Consultas Espirituales guiadas por una Santera Espiritista? Gracias. Ashé🙏