Saltar al contenido

¿Por qué Ozain del Monte ayudó a Kawó Silé a ganar una guerra?

Ozain y Shangó

En cierta ocasión un hechicero se apropió de un güiro para realizar sus prácticas mágicas, este encerró en su interior a unos espíritus que había capturado en distintos territorios.

Fue tan buena su labor que se podían escuchar dentro del güiro un zumbido permanente que terminó por asustarlo.

Por lo que fue al río donde lo dejó abandonado a su suerte, pues pensaba que aquel recipiente estallaría en cualquier momento y no quería verse perjudicado cuando esto sucediera.

Pataki donde Shangó regala a Ozain un güiro poderoso

Cuando el güiro tocó el agua del río adquirió de forma rápida otro poder, tornándose el zumbido en palabras, por lo que se podía claramente escuchar lo que los espíritus hablaban y como se confabulaban en contra del hechicero.

Este al escuchar sus palabras, salió huyendo de allí y nunca más visitó ese lugar.

Un día que Kawó Silé tenía una gran guerra acudió al pie de Orula para que este lo consultara marcándole la resolución de sus problemas a través de un ebbó.

Orumila le dijo que una vez realizado el ebbó este debía llevarlo hasta un río donde culminaría la obra y a partir de entonces vería los resultados positivos que necesitaba.  

Orula marca ebbó a Shangó para que saliera victorioso de la guerra

Kawó Silé actuó cumpliendo las palabras del gran adivino y fue obedientemente a depositar el ebbó en el río.

A su llegada se percató de la existencia de un güiro y cuando estuvo más cerca de este escuchó como hablaba, hecho que le llamó la atención.

Por ende, lo recogió y lo llevó a su casa, pensando en luego entregárselo a Ozain, quien era experto en encantamientos de esa índole.

El continuo hablar del güiro tenía atormentado a Kawó Silé así que este sin tardarse lo llevó para casa de Ozain a quien se lo entregó como un obsequio para que con sus poderes descifrara de que se trataba.

Ozain y sus poderes ayudan a Shangó a ganarle la batalla a sus enemigos

Ozain al ver tan poderoso hechizo se sintió feliz y al mismo tiempo retado, por lo que empleó todos sus conocimientos en dominar el güiro a la perfección.

Aprovechando la sorpresiva visita, Kawó Silé contó a Ozain los problemas por los que estaba atravesando y como Orumila lo había auxiliado.

Entonces Ozain que se sentía agradecido decidió ayudarlo a resolver la guerra que tenía con sus enemigos, desde ese entonces la amistad entre Kawó Silé y Ozain creció haciéndose más sólida.

Otros artículos sobre el poderoso Rey Shangó:

Ozain y Shangó
error:
Copy link
Powered by Social Snap