Saltar al contenido

Ceremonia de ofrendarle comida a la tierra ¿Sabes cómo surgió?

Por: Ninette Caren Fernández

Pataki dar de comer a la tierra

En cierta ocasión la tierra y la muerte se reunieron para establecer un pacto.

La primera era fuente de vida, pasaba todos los días ofreciendo al mundo lo mejor de sí sin recibir nada a cambio por sus servicios, daba gratuitamente agua y alimentos al hombre, propiciaba estabilidad a los hogares y soportaba el peso de la humanidad sobre su espalda sin quejarse.

Por otra parte, la muerte se encargaba de poner fin a la vida de los seres vivos bajo el mandato directo de Olodumare conduciendo sus almas hacia su futuro destino.

Pataki: El pacto entre la Tierra y la Muerte

Pero la muerte tenía un grave problema, pues no tenía donde sepultar los cuerpos inertes de los fallecidos y no era correcto dejarlos a merced de los animales carroñeros ni en la superficie del suelo, pues con esto surgían grandes brotes de enfermedades.

Por ello acudió a la tierra, para que en sus entrañas recibiera a los cadáveres y de este modo aliviar el surgimiento de nuevos males.

Después de pensarlo un poco la tierra decidió aceptar el acuerdo que le proponía la muerte, a cambio de recibir una vez al año todas las atenciones que merecía en pago a su dedicada labor.

«Dar de comer a la Tierra»: Atenciones y ofrendas de agradecimiento

Estas ofrendas debían componerse de una muestra de todos los alimentos que el hombre consumía a diario incluyendo en ocasiones inmolaciones de animales.

Esta aclaró que de no pagar la ofrenda acordada en el pacto buscaría en la humanidad el pago ante los agravios ocasionados para remediar las faltas hacia su figura.

La muerte agregó que en el pacto debía ser involucrada a la enfermedad, pues esta se encargaría de arrojar a la atmósfera las epidemias y muchos otros males en venganza en caso de que el hombre no cumpliese lo pactado, sin hacer diferencia de género, edades, ni clases sociales.

El respeto a la Tierra en la Religión Yoruba

Por este motivo el religioso debe respetar a la tierra, pues de ella vivimos, por ende, le debemos agradecimiento y consideración, sin un suelo donde vivir la raza humana y muchas otras especies animales morirían.

La tierra es la casa que Olofin regaló a todos sus hijos donde los envió a crecer, desarrollarse y posteriormente morir.

Por eso debemos agradecerle a la tierra que resguarde los restos mortales en su interior para así dar sepulcro al cuerpo y permitir que las familias tengan lugar donde llorar a sus difuntos.

La ceremonia de darle de comer a la tierra es una sencilla forma de reconocer su labor por este motivo debe realizarse sin falta en todas las casas religiosas.  

Algunas ofrendas poderosas dedicadas a los Orishas:

Etiquetas
error:
Copy link