Saltar al contenido

Los 3 caminos de Echu Añagui: Avatares de desenvolvimiento y justicia

Por: Ninette Caren Fernández

Echu Añagui

Echu Añagui es un avatar de Elegguá el Orisha protector de los caminos, este a su vez posee en sí mismo tres caminos, los que se encuentran relacionados con el desenvolvimiento y la justicia.

Las dos caras de Echu Añagui.

Eleguá de dos caras

En el primer camino de Echu Añagui este se muestra como un Elegguá de dos caras, este representa a la sabiduría, su receptáculo es un coco de agua.

Esta deidad es la encargada de traer el desenvolvimiento y los demás ireses a la puerta del hogar.

Es el protector de los planes, se materializa mediante el recambio y la renovación de los objetos, los elementos naturales y las formas del pensamiento.

A este Orisha se le inmolan palomas en agradecimiento a sus intervenciones y a la prosperidad de la que provee. Se le pueden atribuir frutas como el mamey y la guayaba.

La madre de Elegbára.

La madre de Eleguá

En su segundo camino Añagui representa a una deidad femenina encarnando a la madre del propio Orisha Elegguá, esta es una mujer de carácter fuerte y belicoso, no teme a la guerra y no suele perdonar a sus enemigos.

Representa a la guerrera que no siente temor ante nada.

Añagui es curandera y bruja, conoce el secreto de las plantas medicinales. Descubre los secretos y las trampas enemigas mediante la virtud de la clarividencia.

Esta guarda estrecha relación con Oyá a la que acompaña en sus cabalgatas sobre remolinos de viento.

Habita en el monte y en la sabana. Su ropa es de color rojo, esta es adornada por cien caracoles, los cuales se distribuyen en la falda del vestido uniformemente.

El primer Elegguá de piedra que existió.

Eleguá de piedra

En su último avatar Echu Ñanguí o Añagui como también es llamado fue venerado por los primeros yorubas como el Elegguá de piedra más grande que ha existido a lo largo de los tiempos, por tal motivo se cree que es el padre de todos los demás echus de roca.

Un viejo pataki relata que como castigo por su arrogancia Orunmila lo descompuso en doscientos pedazos de roca, con los que después los sacerdotes de Ifá elaboraron el mismo número de Elegguaces, santos que posteriormente se multiplicaron. 

Este Echu se encuentra estrechamente vinculado a los secretos de la sagrada regla de Ifá, es el santo encargado de proveer de victoria a manos del Orula el gran adivino.

Este Elegguá se encarga de organizar a sus semejantes y distribuirles a su vez las tareas correspondientes que deben cumplir.

Conoce más sobre el Orisha guerrero Eleguá:

Etiquetas
error: ¡El contenido está protegido!
Copy link