Saltar al contenido

Oración a la poderosa Oyá Yansa para agradecerle desde el Cementerio

Por: Claudia Rodríguez

Oración a Oyá Yansa

Oyá Yansa es una de las orishas más poderosas del panteón yoruba, dueña de la Centella, la que cabalga los vientos y nos proporciona el oxígeno para mantenernos vivos.

A la madre de eggunes y valiente guerrera, la llamamos en los momentos de mayor necesidad, solicitándole su protección ante todo peligro, es ella quien nos salva de los peores enemigos, de la oscuridad y maldad de otros seres humanos.

Diosa de los truenos, relámpagos, tornados, vientos, y huracanes, quien trae la calma luego de feroces tormentas.

Oyá es impetuosa y se encarga de traer cambios rápidos, lo que nos ayuda en nuestras transformaciones internas y externas.

Si vamos a pasar por una etapa de cambios bruscos en nuestra vida, es bueno siempre apoyarnos en la fortaleza y determinación de nuestra madre Oyá.

¿Por qué debemos confiar en el gran poder de la Diosa Oyá?

  1. Es Oyá la guardiana del reino situado entre la vida y la muerte y por eso siempre está en el cementerio, guardando su entrada.
  2. Se le considera la orisha de la comunicación espiritual, los funerales y los sepulcros, pero también Diosa de la clarividencia, las habilidades psíquicas, la intuición y el renacimiento.
  3. Ella representa la intensidad de los sentimientos lúgubres, el mundo de los muertos.
  4. Oyá Yansa también es conocida como protectora y guardiana de las brujas, reina de los espíritus que deben emprender su rumbo. Ella es una de las diosas muerteras junto a Yewá y Obba, y entre ellas guían a las almas hacia la luz.
  5. Se dice que cuando está furiosa, Oyá es la Guerrera Salvaje que puede arrasarlo todo con su poderosa centella. Sin embargo, también es benevolente, madre protectora, capaz de poner fin a toda injusticia y engaño.
  6. Así, ella siempre protegerá a sus hijos y devotos de cualquier mal y peligro, alejando a sus enemigos y rodándolos con la luz de su centella.  
  7. Oyá es capaz de cualquier cosa si es necesario por la protección de los que considera queridos, ella solo aceptará, actuará y hablará con la verdad.
  8. Representa la reencarnación de los antepasados, la falta de memoria y el sentimiento de pesar en la mujer. Y es que es una guerrera fuerte y segura, pero también delicada y de sentimientos frágiles.
  • Su nombre proviene de Yorùbá Òyá (Oló: dueña – Oya: Oscuridad) también conocida como Yansá del Yorùbá Iyámsá (Iyá: madre -Omó: hijos – Mesá: nueve)

¿Qué le pedimos a la Reina Guerrera Oyá?

Por el gran ashé y poder de esta diosa, llamamos a la Reina de la Centella para pedirle fuerza, liderazgo, autoridad, coraje, justicia, y protección en desastres naturales.

La veneramos en el culto a los antepasados, en los momentos de dolor, y le pedimos su poderosa protección siempre ante amenazas, enfermedad, peligros e injusticias.

Oyá es protectora y acude fundamentalmente en ayuda de las mujeres que son líderes, con quienes comparte su fuerza y vigor.

En las leyendas yorubas, la diosa siempre se enfrentó a sus enemigos como un guerrero más, con fuerza e impetuosidad, por lo que ella reconoce la capacidad de las féminas para desenvolverse en la sociedad actual y las apoya, dándoles su inmensa guía y protección.

Pero debemos tener siempre presente que Oyá debe ser tratada con respeto y cuidado y solo debemos acudir a ella con intenciones honestas, además de mostrarle mucha fe y confianza.

Nuestros rezos destinados a la Reina de la Centella deberán contener peticiones positivas y nunca debemos solicitarle el mal para nadie.

Así, sabremos que Oyá Yansa es una poderosa aliada a la que podemos acudir en cualquier momento y ante cualquier situación por difícil que sea.

A Oyá nos encomendamos con fe y amor:

Sin embargo, también gusta que sus devotos sean agradecidos y le muestren su afecto.

Y aunque podemos pedirle, darle las gracias y rogarle en cualquier lugar que deseemos, debemos destinar tiempo para acudir a darle las gracias a Oyá desde su templo, el cementerio.

Allí la invocamos y le hablamos como a una madre, con mucha devoción y fe, dándole las gracias por todas las cosas buenas que ha traído a nuestra vida.

Recordemos que, entre sus ofrendas, a Oyá le encanta encontrar manteca de karité. También adora las berenjenas, vino de uva, uvas, ginebra, ron, nueces de cola, gallo, gallina, gachas, fruta y pescado.

Cuando acudamos a rezarle, podemos también presentarle estas ofrendas a manera de agradecimiento para mostrarle a la diosa nuestra confianza y amor.

Así le rezamos con esta oración a Oyá Yansa, para agradecerle:

Oyá mujer fuerte y guerrera, Reina de la Centella y de los vientos huracanados

Tú que traes el cambio y la protección, que llevas de la mano a tus hijos y los cuidas de peligros y dificultades

Orisha que lideras las hordas de guerreros y a nada le temes, reina del viento de la muerte, mujer que tienes poder para hacer todos los remolinos,

Hoy acudo a tu templo para darte las gracias por todos tus favores, para agradecerte por la inmensa protección que nos concedes a mí y a los míos

Mi reina, tú que te llevas lo malo y no permites que los obstáculos entorpezcan mis pasos,

Gracias, Madre Oyá, por alejar las enfermedades y las dolencias de mi casa,

Recibe nuestro inmenso respeto y agradecimiento, Tú, reina que hablas con tu centella, valiente como ninguna mujer, terrible contra tus enemigos

Acudo hoy al cementerio a buscarte, Madre, para agradecerte por enviarme buenos vientos,

Por alejar de mí las penas y tristezas, los disgustos y debilidades,

Gracias por la fuerza y energía positiva, por alejar la maldad e iluminar mi camino para encontrar siempre cosas buenas

Te doy las gracias Oyá, por alejar a mis enemigos y por no permitir que sus malos deseos lleguen a mí. Gracias por luchar e interceder por mí ante las injusticias.

Gracias Madre Yansa, por permitir que mi vida sea un camino tranquilo, lleno de amor, felicidad y alegría, y por darme una familia feliz y próspera.

Oyá guardiana y Madre, que tus rayos siempre protejan mi hogar y guarden a todos los miembros de la familia, dándonos alegría, felicidad y buen ánimo,

Ahuyenta el viento de la muerte, con tu iruke y tu sable aleja el dolor y la enfermedad.

Protégeme del mal y desvía las penas de mi camino

Que tu guía eterna nos alumbre, Diosa, para que nunca nos alcance la oscuridad

Yo te digo gracias Oyá, Así sea, Ashé.

Algunas de las poderosas ofrendas que puedes brindar a Oyá:

Oración a Oyá Yansa
Etiquetas
error:
Copy link