Saltar al contenido

¿Qué son los espíritus endurecidos y como darles luz? Rezo a estos seres

Oración para los espíritus endurecidos

Los espíritus endurecidos son aquellos que con el paso del tiempo han quedado en el olvido y al ocurrir esto se han visto desprovistos de luz, haciéndose insensibles hacia el padecer de los humanos.

Estos también son considerados así, pues en el ayer realizaron malas acciones en su decursar por el plano terrestre.

Se cree que estas entidades son indiferentes a los sentimientos del hombre, por lo que no interfieren en el destino de estos para socorrerlos.

Por otra parte, estudiosos consideran que algunas de estas almas sí desean ayudar al hombre, pero no poseen la luz ni la fuerza espiritual para hacerlo.

¿Cómo ayudar a un espíritu endurecido?

Los espíritus endurecidos requieren de muchas atenciones, la asistencia a estos, la lectura de oraciones y la acción de dedicarle velas los ayudan a progresar.

Pero lo que principalmente necesitan los espíritus endurecidos es concientizar los beneficios que obtendrán haciendo el bien, pues el bien es la única fuente de gloria suprema y la mejor manera de acercarse a dios.

Ya que en vida estas entidades no encontraron la vía para expiar sus pecados, el Todo poderoso los invita a hacerlo desde la muerte empezando por realizar buenas acciones.

Oración para ayudar a los espíritus endurecidos de Allan Kardec

Señor, dignaos a mirar bondadosamente a los espíritus imperfectos que aún están en las tinieblas de la ignorancia y os desconocen, y particularmente sobre él (mencionar al espíritu que va dirigida esta oración).

Espíritus buenos ayudadnos para que hagamos comprender, que, induciendo a los hombres al mal, obsesándoles y atormentándoles prolongan sus propios sentimientos, haced que el ejemplo de la felicidad que vosotros gozáis sea un estímulo para él.

Espíritu que aun te complaces en el mal, acabas de oír la oración que hacemos por ti esto debe probarte que deseamos hacerte bien, aunque hagas mal.

Eres desgraciado porque es imposible ser feliz siendo malo.

¿Por qué pues te detienes en este estado, cuando de ti depende salirse de él? Echa una mirada sobre los buenos espíritus que te rodean, mira cuan felices son, y si no sería mucho más agradable para ti gozar de esa misma felicidad.

Dirás que te es imposible pero no hay nada imposible para el que quiere, porque dios te ha dado como a todas las criaturas la libertad de elegir entre el bien y el mal, es decir entre la felicidad y la desgracia y nadie está condenado al mal.

Si tienes la voluntad de hacer este último, tendrás la voluntad de hacer el bien y ser feliz.

Vuelve tus ojos hacia Dios, elévate un momento hacia él con el pensamiento y un rayo de luz divina te iluminará.

Di con nosotros estas sencillas palabras: Dios mío me arrepiento perdóname.

Prueba arrepentirte y hacer el bien en vez del mal y verás como al mismo tiempo se extenderá ante ti su misericordia y un bienestar desconocido vendrá a reemplazar las angustias que sufres.

Una vez que hayas dado el paso al buen camino el resto te será fácil. Entonces comprenderás cuanto tiempo has perdido por tu culpa para alcanzar tu felicidad, pero un porvenir radiante y lleno de esperanza se abrirá delante de ti y te hará olvidar tu miserable pasado, lleno de turbación y de tormentos morales, que para ti serían el infierno si hubiesen de durar eternamente.

Vendrá un día en que esos tormentos serán tales, que quisieras a todo precio hacerles cesar, pero cuanto más esperes más difícil te será.

No creas que permanecerás siempre en ese estado, no es imposible, tienes delante de ti dos perspectivas, la una de sufrir mucho lo que no sufres ahora, la otra de ser feliz como los buenos espíritus que te rodean la primera es inevitable si persistes en tu obstinación, un simple esfuerzo de tu voluntad basta para sacarte del mal paso en el que estás. Date prisas pues cada día que tardes es un día perdido para tu felicidad.

Espíritus buenos haced que estas palabras encuentren absceso en esta alma aun atrasada a fin de que le ayuden a acercarse a Dios.

Así lo suplicamos en nombre de Jesucristo, que tan grande poder tuvo sobre los espíritus malos.

Conoce más sobre el Espiritismo y sus prácticas:

Oración para los espíritus endurecidos
error:
Copy link
Powered by Social Snap