Saltar al contenido

¿Cómo rezar para agradecer a nuestros antepasados y ancestros?

Oración por los antepasados

De los antepasados y ancestros venimos, gracias a ellos, somos.

Para los antropólogos, los ancestros y antepasados tienen acepciones ligeramente diferentes; mientras que el antepasado es alguien real, un difunto del cual uno desciende, el ancestro puede ser sólo un personaje mítico, pero que es parte de nuestro linaje, aunque nos separen cientos o miles de años.

En la religiosidad estos seres, ya difuntos, son los mismos seres de luz que nos amparan y cuidan desde su astralidad, brindando cuidados a los que quedamos en la tierra.

Son como un faro que nos guía por los buenos caminos y nos llevan por otros no tan buenos, para que aprendamos sobre la sabiduría de la vida.

Los árboles, la tierra, la cultura, la fe, la espiritualidad, y todo lo que hoy vivimos es gracias a ellos, a su historia, a su pasado.

En la tierra debemos venerar a los ancestros desde la humildad y el amor, agradecerles todo lo que nos han legado a través de cientos y cientos de años.

Hermosa oración por los antepasados para dar Gracias

Antes de hacer este rezo de gratitud podemos encender una vela blanca en su nombre para darles luz.

“Gracias queridos padres, abuelos y otros antepasados ​​por haber tejido mi camino.
Agradecimiento inmenso por la inmensidad de tus sueños que, de alguna manera, ahora son mi realidad.
A partir de este momento, y con mucho amor, doy a luz la tristeza que hubo en las generaciones pasadas, doy a luz ira, partidas prematuras, nombres tácitos, destinos trágicos.
Doy luz a la flecha que cortó caminos y nos facilitó la acera.
Doy a luz la alegría, las historias que se repiten una y otra vez.
Yo doy a luz a los secretos tácitos y familiares.
Saco a la luz las historias de violencia y ruptura entre parejas, padres e hijos y entre hermanos y que sea el momento y el amor los que vuelvan a unir.
Doy a luz a todos los recuerdos de
limitación y pobreza, todas las creencias negativas y disruptivas que impregnan mi sistema familiar.
Aquí y ahora siembro nueva esperanza, alegría, unidad, prosperidad, entrega, equilibrio, atrevimiento, fe, fuerza, superación, amor, amor y amor.
Que todas las generaciones pasadas y futuras estén ahora, en este instante, cubiertas con un arcoíris de luces que sanen y restauren el cuerpo, el alma y todas las relaciones.
Que la fuerza y ​​la bendición de cada generación siempre alcance e inunde a la próxima generación.

Así sea. ¡Así es!»

Por Bert Hellinger

Conoce más sobre el mundo sagrado de los Espíritus:

Oración por los antepasados
error:
Copy link
Powered by Social Snap