Saltar al contenido

La Desobediencia se paga caro ¿Cómo Ikú castiga a su ahijado? ≫ Pataki

Pataki Ikú y su ahijado

Este pataki comienza relatando la vida de una familia que se encontraba en extrema pobreza, tal era su situación que a menudo se acostaban si haber ingerido ningún alimento.

Los padres de familia preocupados se mostraban inquietos ante la inminente llegada de un nuevo miembro al seno del hogar, más la incertidumbre los abatía, pues como sacarían a delante a sus hijos si la miseria se consideraba reina en su morada.

La noche en la que el nuevo hijo nació, fue fría y tormentosa, en vez de alegría se escuchaban penas y lamentaciones pues el hambre y la miseria se hacían constantes alrededor de la famélica familia.

Ikú «La muerte» propone un pacto a la humilde familia

Un sonido helante estremecía su puerta, el padre quien permanecía en la sala de la casa atendió al llamado, ante sus ojos se encontraba Ikú quien esperaba la invitación del humano para entrar a su casa.

Entre miedo y asombro se produjo la visita, la muerte sabía de la situación familiar que tanto los aquejaba, por lo que se propuso voluntaria para acoger al pequeño niño como su propio hijo a cambio de ofrecerle ayuda a la familia para que pudiesen prosperar.

El padre dudoso no sabía si aceptar o no tal propuesta, pues sentía gran temor hacia Ikú, después de tanto pensar terminó accediendo ante tal oferta y así fue como la deidad mortífera crió a ese niño con todo el amor y los lujos que podía ofrecerle a la par que ayudaba a su familia, quien se sintió siempre en deuda con la muerte por recibir de ella tan altos beneficios.

El niño creció amado y agradecido y llegó a establecerse con la profesión de doctor, el día de su graduación su madre adoptiva le dio un talismán donde radicaba parte de su propia esencia explicándole que a través de este amuleto conocería que enfermos podría curar y cuáles no.

Siempre que me vieses a la cabecera de la cama de los moribundos deberás retirarte y dejarme el camino libre pues es el propio Olofin es quien ha reclamado su alma y yo he de llevarla ante sus pies.

El ahijado de Ikú desobedece y rompe el pacto

Poco a poco y tras mucho tiempo de dedicación el joven doctor fue adquiriendo renombre.

Cierto día se enferma una doncella del pueblo y el galeno acude a su casa con el fin de curarla, pero al penetrar en sus aposentos ve a la muerte rondando su cama y al ver a la muchacha tan bella y llena de vida rompe el pacto con su madrina y la cura.

La muerte entró en cólera y le exigió explicaciones a su amado hijo este le imploró perdones y le juró que nunca más volvería a hacerlo. Pero la vida lo puso a prueba y sin planearlo comenzó a enamorarse de la doncella, tiempo después la hizo su esposa y comenzaron a formar un hogar.

Una noche la muerte llegó a su casa y reclamó la vida de la joven esposa, la que desde ese instante pertenecía a Olofin, a lo que el médico se negó e impuso la salud ante su amada.

Esa noche sin contenerse, Ikú tomó una triste decisión conduciendo a los recién casados al Ara Onu debido a la desobediencia de su ahijado.

Contenidos más leídos:

error:
Enviar este mensaje
Hola, necesito consultarme. ¿Puede enviarme la información y el precio de las Consultas Espirituales guiadas por una Santera Espiritista? Gracias. Ashé🙏