Saltar al contenido

Dice Ifá: «No subestimes las cosas pequeñas» estas pueden cambiar tu destino

Pataki no subestimes

Cierto día el pájaro de plumaje gris y gran elocuencia desafió al elefante a una pelea, este aseguraba que se coronaría victorioso derrotando al imponente mamífero.

El elefante al ver la estatura de su oponente se sintió seguro llegando a pensar que nada tendría que hacer para vencer a la diminuta ave, pues con un solo movimiento la aniquilaría por completo.

La historia de cómo el ave venció a su adversario con un arma secreta

Previo al día del combate el ave preparó un güiro con barro rojo, el que diluyó de forma tal que simulaba poseer un contenido hemático y lo mantuvo oculto sobre la copa de uno de los árboles que brindaría sombra al terreno donde se retarían ambos contrincantes. 

Esa noche el elefante concilió con gran facilidad el sueño, durmió regocijado en su anticipada victoria, mientras que el pájaro se preparó física y mentalmente para atacar con precisión a su adversario.

Pasó la noche trazando estrategias claras y contundentes para hacerse con el triunfo y alcanzar de esta manera el prestigio que tanto anhelaba.

Una vez frente a frente comenzó la batalla, suceso que era observado por una multitud enardecida que aclamaba la acción.

El elefante en firme observaba los movimientos en círculo que seguía el ave, este con la ayuda de su trompa lanzaba en vano tirones al viento, los que eran fuertes pero muy lentos para alcanzar al pájaro.

Poco a poco el elefante fue perdiendo vigor, se sentía cansado y el zigzagueante vuelo de su emplumado adversario le provocaba mareo.

Fue entonces que el ave gris decidió emplear su arma secreta y comenzó a bombardear al cuadrúpedo.

De repente el elefante sintió que algo se estrellaba sobre su cabeza corriendo aparejadamente un fluido extraño y hasta entonces inesperado por su parte.

Al contemplarse manchado de sangre el elefante corrió asustado abandonando a su suerte la contienda, siendo entonces el pájaro el único y verdadero ganador.

Enseñanza que nos regala este pataki:

Mediante este pataki, Ifá nos enseña a no subestimar los hechos ni a las personas pues cosas insignificantes pueden tornarse de gran peso, siendo incluso capaces de manchar nuestra reputación o cambiar nuestro destino.

Una vez más queda demostrado la supremacía que poseen las ideas sobre la fuerza al ser estas las únicas armas que nunca caducarán.

Este relato expresa la necesidad de planificar las acciones pues a través de este procedimiento se consolidan los pensamientos y por consiguiente se ejecutan mejor las operaciones.

Refranes sabios de Ifá que debes conocer:

Pataki no subestimes
error:
Copy link
Powered by Social Snap