Saltar al contenido

Ser como Santo Tomás: ver para creer ► Poderosa oración del estudiante

santo tomás oración del estudiante

Santo Tomás de Aquino fue un teólogo y filósofo católico perteneciente a la Orden de Predicadores, se considera hoy en día el principal representante de la enseñanza escolástica.

Doctrina que defendió y en la que basó sus estudios a lo largo de toda su vida, mismo periodo que aprovechó para predicar con el ejemplo en presencia y ausencia de sus estudiantes, a los que instruyó en las normas de la verdad y la disciplina.

El Santo patrón de las universidades

Se considera a Santo Tomás como el santo patrón de las universidades y centros de estudio católicos, donde se realiza la profundización de las enseñanzas dictadas por la Biblia, documento rector de la fe católica.

A su vez Santo Tomás introdujo normas extraídas de los estudios de Aristóteles a quien reconoció como un gran pensador.

¿Cómo se representa a Santo Tomás?

Santo Tomás se representa:

  • Portando un hábito dominico de color carmelita,
  • este lleva un libro en una mano,
  • del medio de su pecho emerge el sol,
  • porta una representación de una iglesia bajo el brazo derecho.

Su festividad se celebra cada año el 28 de enero, aunque en reiteradas ocasiones se ha optado por ofrecerle una semana entera de homenaje.

¿Qué significa: Ser como Santo Tomás, ver para creer?

La popular frase ser como Santo Tomás ver para creer, ostenta hoy en el culto popular de gran aceptación y es que si nos remontamos a su verdadero significado se hace alusión al afán del teólogo y filósofo por la investigación y el estudio.

Se dice de Santo Tomás haber sido un hombre con gran inteligencia y capacidad de deducción, virtudes que empleaba en la búsqueda irrefutable de la verdad.

Plegaria del estudiante a Santo Tomás para obtener buenos resultados académicos.

Creador Inefable, tú que eres la verdadera fuente de luz y de sabiduría y el principio supremo de todas las cosas.

Dígnate a infundir sobre las tinieblas de mi inteligencia el resplandor de tu claridad, apartando de mí la oscuridad en que he nacido: el pecado y la ignorancia.

Tú, que haces elocuente la lengua de los niños, educa también la mía e infunde en mis labios la gracia de tu bendición.

Dame agudeza para entender, capacidad para asimilar, método y facilidad para aprender, ingenio para interpretar y gracia copiosa para hablar.

Dame acierto al empezar, dirección al progresar y perfección al acabar, tú que eres verdadero Dios, hombre que vives y reinas, por los siglos de los siglos. Amén.

Otros ruegos poderosos a los Santos para que nos ayuden:

Contenidos más leídos:

error: