Saltar al contenido

¿Conoces a los Orishas Bromú y Brosiá? Protectores de malas energías

Por: Claudia Rodríguez

Boromú y Boronsiá

Los guardianes Orishas que protegen los secretos y misterios de la muerte junto a Oduduwá, tienen un culto poco conocido, pero sumamente importante, pues son ellos los protectores de la historia y la tradición yoruba.

¿Quiénes son Bromú y Brosiá? 

Boromú y Boronsiá son orishas menores del panteón yoruba, conocidos como los orishas guardianes de los secretos de Oduduwá. Por ello viven y se reciben con él. Son también llamados Bromú y Bronsiá o Brosiá.

Y aunque su culto se ha perdido a través de los años, ambos se destacan con firmeza en las leyendas yorubas, por su rol como guardianes y guerreros que impiden que los secretos de Ifá caigan en malas manos.

Son ellos, los encargados de alejar las malas energías espirituales del mundo de los humanos.

Boromú, el que habita en el desierto

Boromú habita el desierto y convive con el padre orisha Obbatalá, protegiendo el secreto del Padre Orisha. Algunos lo asocian también a las corrientes marinas y con el poder de los remolinos y los rápidos.

Cuentan las leyendas que Boromú vive en el cementerio con Yewá, Orisha femenina dueña de la sepultura, que le enseñó a interpretar los oráculos con los que sorprendió a todos.

Representa los huesos de los muertos, lo que queda de un ser humano después de fallecer, y tiene fama de adivino, por lo que es sumamente respetado.

Su receptáculo es una sopera o tinaja de porcelana roja, que lleva en su interior 8 otás (piedras) y una mano de caracoles. Sus Elekes (collares) son todos rojos y cierran una cuenta negra y una blanca y se le inmolan gallo blanco paloma y guinea.

Boronsiá, la fuerza de los tornados

Mucho se desconoce del culto y los secretos de Boronsiá, el Orisha que representa a los tornados y que se asocia con los poderes de la diosa Oyá, Reina de la Centella y los Vientos Fuertes.

El misticismo se ha apoderado de la figura de este Orisha guardián que junto a Boromú, vigila los secretos del mundo espiritual al punto de que pocos babalawos saben darle forma a su culto.

Etiquetas
error: ¡El contenido está protegido!
Copy link