Saltar al contenido

Darle de comer a la tierra ≫ Ceremonia sagrada en la Regla de Osha

Dar de comer a la tierra

Darle de comer a la tierra es una frase que encierra suma importancia, respeto y significación para los devotos de la Regla de la Ocha (santería), aunque es una ceremonia bastante familiar, en la que pueden estar presentes incluso personas no practicantes de la religión yoruba.

Muchas veces escuchamos que hay que darle de comer a la Tierra a principios de año, en homenaje a Orishaoko, dueño de las cosechas y concededor de prosperidad y abundancia. En estas ceremonias le pedimos su bendición para que nunca nos falte el sustento.

Además, los babalawos indican que siempre es necesaria la bendición de la tierra, pues al final del camino de la vida, nuestros cuerpos reposan allí, y honrarla nos ayuda a alejar a Ikú, la muerte.

Cuando se le da de comer a la tierra alimentamos a la madre Tierra, ella nos devolverá el favor otorgándonos nuestro sustento y también mucha salud, pues cuando cavamos un hueco en la tierra y lo tapamos nuevamente, es señal de que no moriremos antes de tiempo.

¿Cómo se realiza la Ceremonia para Darle de comer a la Tierra?

Para darle de comer a la tierra, los santeros preparan todos los alimentos que se van a ofrecer. Se debe ir a un terreno baldío y cavar en la tierra un hueco lo suficientemente grande para que quepa todo lo que se va a entregar.

Esta es una ceremonia que requiere de mucha fe y los alimentos se entregan desde el corazón de los devotos, honrando a la tierra que nos vio nacer y que nos acogerá al término de nuestra vida.

Se realiza en un lugar tranquilo donde el ambiente sea natural, ya que como el nombre lo dice, se le va a dar de comer a la tierra.

La comida u ofrenda va a alimentar a la tierra y es por ello que se considera parte de una limpieza astral. Se utilizan para ello, alimentos y elementos producidos por la madre naturaleza como:

  • Granos
  • Frutas
  • Verduras
  • Carne
  • Pescado
  • Huevos
  • Cascarilla
  • Miel
  • Cacao

Estas ofrendas se colocan en diversos recipientes. Algunos se colocan en platos de loza blanca o de arcilla e incluso en recipientes de papel y para ofrecerlos se califican por géneros, dígase de frutas seguidas de granos y así sucesivamente.

Mientras, los platos con los granos, verduras y frutas se colocan intercaladamente del lado izquierdo y del derecho, al frente se colocan los artilugios que llevan carne, pescado, huevo, miel y aguardiente.

Agradecimiento a espíritus, Orishas y a la Madre Tierra

Cuando las ofrendas están organizadas, se procede a moyugbar, especialmente a Orishaoko. Y luego de que sean aceptadas, cada persona de la ceremonia se va limpiando con los elementos que contiene cada plato, dejando que la tierra se lleve lo malo, las energías negativas y las dolencias.

Por eso se dice que es casi obligatorio realizar esta ceremonia a inicios de año, para eliminar todo rastro negativo del año anterior.

Usualmente dirigen estas ceremonias de limpieza los babalawos. Ellos son los que guían a los devotos para que se limpien completamente y luego caminen hasta ponerse delante del hueco en la tierra.

Allí se colocan las ofrendas que se utilizaron en la limpieza y luego se retrocede sin darle la espalda al hoyo.

Finalmente se tapa el hueco en la tierra, que muchos dicen, representa la sepultura en la que echamos todo lo malo que nos pueda aquejar mediante la limpieza y la purificación. Cuando lo cerramos, pedimos a los espíritus, a los Orishas y a la Madre Tierra, amor, salud, felicidad y prosperidad.

Contenidos más leídos:

error:
Enviar este mensaje
Hola, necesito consultarme. ¿Puede enviarme la información y el precio de las Consultas Espirituales guiadas por una Santera Espiritista? Gracias. Ashé🙏