Saltar al contenido

Eshú y Eleguá, vínculo entre lo positivo y lo negativo

Eshú Eleguá

Eshú es una deidad de la religión yoruba, respetado y muchas veces temido por algunos, es aquel que rige las manifestaciones de lo malévolo.

No hay santero en Cuba que no diga que a Eshu hay que saberlo reverenciar, y que para que se manifieste lo benévolo hay que tener en cuenta el mal, y tomar precauciones para evadirlo.

Y es que esta deidad representa desgracias cuando no estamos en sintonía o balance con lo que nos rodea.

Dicen los patakíes yorubas que Eshú se la pasa haciendo trampas y engaña a los Orishas y hombres. Es de exclusiva potestad de los Babalawos, quienes lo cargan, entregan y consagran con diversos elementos de la naturaleza.

Eshú y Eleguá, diferentes poderes

Eleguá y Eshú es una particular representación en la religión yoruba, de ese constante vínculo entre lo positivo y lo negativo, de la acción-reacción.

No hay problema sin respuesta, no hay crisis sin solución, así se manifiesta esta pareja de energía.

Se dice que cuando un hogar está protegido es porque lo habita Eleguá y cuando tiene problemas, es que ha entrado Eshú, pues su objetivo es llegar al caos para que luego se logre el balance.

¿Quién es Eshú? Equilibrio de energías

Eshú es una deidad, y usualmente se representa como un amasijo de cemento con forma humanoide cuyos ojos, oídos y boca, están representados por caracoles. No pueden ser fabricados por las mujeres.

La mayoría de los Oshas y Orishas se hacen acompañar por un Eshú específico, que como explicábamos antes, es la manera de mantener el balance. Eshú proviene de las tierras de Ifá.

Eleguá por su parte, es un Osha y es la primera protección de un individuo. Pertenece a la Tierra de Los Oloshas y es el guía, el que abre los caminos y está simbolizado por las rocas.

Vive generalmente detrás de la puerta y es necesario contar con él en las distintas situaciones de la vida.

No obstante, el tema de percibir a Eshú y Eleguá como una sola deidad ha sido sumamente debatido en la religión yoruba.

Las conclusiones indican que Eleguá es una Deidad, una Divinidad, y Eshú es una Entidad.

Pero con su energía, ambos cumplen cometidos para las Divinidades, Eleguá trabaja como Mensajero y Eshú es El Vigilante del cumplimiento del destino escogido por los habitantes de la Tierra.

Eshú Eleguá
error:
Copy link
Powered by Social Snap