Saltar al contenido

Dice la sagrada palabra de Ifá: «Lo que sucede conviene» NO lo dudes

Lo que sucede conviene

En cierta ocasión llegó a un pueblo un forastero, este venía en busca de suerte y fortuna.

Los pobladores al verlo sintieron envidia de él y muchos pensaron que era un vago y que no tenía verdaderas intenciones de mejorar en la vida.

Pataki donde la maldad del enemigo fortaleció el camino del forastero

El recién llegado fue a ver al rey de la ciudad al que pidió desempeñarse como agricultor, entonces este incrédulo de sus intenciones lo envió a trabajar en una loma.

Resultando estas tierras muy fértiles al ser continuamente bañadas por el agua de la cascada por lo que sus cultivos fueron en esa región lo más suculentos.

Al paso de unos meses el rey trasladó al extranjero hacia una llanura, donde debía comenzar desde cero y así lo hizo, pero este tuvo la bendición de Olofin y todos los días llovía, siendo sus siembras prósperas al paso de unos meses.

Al agricultor los obstáculos en el camino lo hacían cada vez más fuerte

El rey no comprendía como el agricultor lograba salir airoso de cada obstáculo que este le ponía, por lo que las trabas en su camino siguieron apareciendo esta vez con más frecuencia.

En tercera ocasión fue trasladado, pero en esta oportunidad su movimiento poseía intenciones nefastas, pues el rey lo había enviado al monte para que Oggún lo ajusticiara.

El forastero, quien había comenzado a sospechar de la conducta del monarca decidió visitar a Orunmila para que lo consultara.

Orula marca Ebbó en el monte para alejar a los enemigos

Cuando el adivino lo registró, Ifá le advirtió al agricultor que debía hacer ebbó, pues sus enemigos anhelaban su muerte y podían tenderle una trampa.

Al tiempo en que se realizó el ebbó Orunmila le dijo que debía depositarlo en el monte, pues en este lugar se disolverían todos los problemas ligados a su persona.

A la mañana siguiente el agricultor partió con su ebbó hacia la casa del Orisha dueño del hierro depositando el paquete en el interior del monte.

¡El que hace ebbó y escucha los consejos de Ifá siempre se salva!

Después de mucho caminar se encontró con Oggún, quien lo puso a prueba dándole una gran carga de trabajo, como el forastero estaba adaptado a las grandes jornadas pudo cumplir con éxito todas las exigencias de Oggún.

Oggún quedó asombrado al ver que el agricultor era un hombre de gran disciplina para el trabajo por lo que simpatizó con él y no solo le perdonó la vida también prometió hacer saber a todos sobre su valía dándole fe incluso de fama y fortuna.

Años más tarde con la ayuda del Orisha, el agricultor prosperó pudiendo darle a su familia una vida acomodada y libre de preocupaciones.

Conoce más sobre Oggún, el orisha del monte:

Contenidos más leídos:

error:
Enviar este mensaje
Hola, necesito consultarme. ¿Puede enviarme la información y el precio de las Consultas Espirituales guiadas por una Santera Espiritista? Gracias. Ashé🙏