Saltar al contenido

Novena completa en honor a la Santísima Virgen del Cisne ¡La Churonita!

Por: Claudia Rodríguez

Novena completa a la Virgen del Cisne

La Virgen de El Cisne es una advocación mariana de la Iglesia católica, vista como una Virgen que protege y bendice.

La imagen que representa a esta advocación se ubica en la Basílica de El Cisne, en la parroquia El Cisne, provincia de Loja, en Ecuador, y allí acuden numerosos fieles de todo el país para pedir la bendición de la Madre de Dios para la protección de su hogar, para sus familiares y por mejores condiciones de vida.

¿Cuándo se celebra la fiesta de la Virgen del Cisne?

Cada año, el 15 de agosto, se reúnen devotos de todas partes para rendirle culto a la Virgen de El Cisne.

La Fiesta de la Virgen de El Cisne es una de las celebraciones marianas más conocidas que se festeja cada mes de agosto, en memoria de la primera aparición de la Virgen en el año 1594 en el Cisne.

¿Cómo es conocida la Virgen del Cisne?

También es conocida como la Virgen Churona, simplemente “Churona” o la churonita del Cisne, por su pelo riso, ensortijado o crespo, palabra ampliamente utilizada en Ecuador para referirse a las personas con este tipo de cabello.  

¿Cómo debemos rezar la novena? Consejos

  • Primero escoge un lugar limpio y organizado, pues será tu espacio sagrado para enaltecer y venerar a la virgen María, la virgencita del Cisne.
  • Puedes ponerle flores, una vela blanca en su nombre y ve rezando la novena cada día sin interrumpir los rezos.
  • Preferible realízalo a la misma hora cada día, siempre ten clara tu petición, que sea humilde, coherente, y sobre todo de corazón y con fe.

Novena a la benefactora: rezos para recibir la bendición de la Madre de Dios

Durante 9 días, miles de fieles se preparan para esa gran celebración y para ello rezan la Novena a la Virgen de El Cisne, como una muestra de fe y devoción a la que tanto hizo por ese territorio.

Para pedir las bendiciones de la Virgen de El Cisne, la novena puede ser rezada en familia o de manera personal.

Orden a realizar la novena cada día:

  1. Primero se hace la Oración Inicial de todos los días
  2. Segunda Oración para todos los días  
  3. Lectura diaria del día que corresponda (comenzar por el día 1 hasta el día 9)
  4. Gozos a la Virgen
  5. Oración final de todos los días

Oración Inicial de todos los días

Soberana protectora nuestra, ¡Madre de todas las virtudes! ¡Virgen sin mancha! Rendidos humildemente a vuestras plantas, llenos de fe en vuestro patrocinio, imploramos vuestro favor y el auxilio de las gracias celestiales para hacer del modo debido esta Novena de la cual esperamos, por la imitación de vuestra Santísima vida, en provecho de nuestras almas la enmienda para lo futuro, el perdón y la misericordia para la hora de nuestra muerte. Amén.

Oración para todos los días  

Salve Reina misericordiosa de los cielos y la tierra, que bajo la advocación de El Cisne habéis querido protegernos tan especialmente, haciéndonos el objeto de señalados favores y gracias particulares.

Bendecidnos como Madre amantísima, ya que os habéis dignado escoger nuestro territorio para uno de los santuarios de vuestro culto y asilo de los que os aman y vienen a buscar el consuelo de sus aflicciones y necesidades, acogiéndose a vuestro amparo.

Bendecidnos, vos sois nuestra salud, nuestra paz y alegría; Vos sois la luz de nuestro cielo, el rocío de nuestros campos, la esperanza de nuestra salvación.

Bajo vuestras plantas las cementeras se cubren de flores y de frutos, ante vuestra presencia los estériles yermos se fecundan y a vuestro 11 paso se alegran y vivifican los valles y las colinas.

Bendecid, divina Pastora, los rebaños del campesino, las labores del agricultor, las faenas y labranzas para que la tierra produzca las cosechas necesarias, el pan de cada día para nuestros hijos.

Bendecidnos, conservando la inocencia de nuestros niños, la pureza de las vírgenes, la piedad de las matronas, la moralidad de las costumbres, la devoción del pueblo, el recogimiento cristiano de las familias y la concordia doméstica.

Bendecidnos, no permitiendo que se turbe la paz pública, como patrona singular de esta provincia y benefactora de la República entera, dales buenos gobernantes en todas las jerarquías, apartando por vuestra misericordia los males de la guerra, del hambre, de la peste y de los terremotos que tenemos merecidos por nuestras gravísimas culpas y continuas reincidencias.

Aceptad benigna, el humilde homenaje de esta novena y los votos de nuestro amor reverente, como una primicia filial de vuestro pueblo, dignaos admitir las ofrendas y plegarias de los peregrinos que vienen a vuestro templo a implorar socorro y daros gracias por los beneficios que les dispensáis; a buscar a vuestros pies la tranquilidad, el consuelo, la salud, el remedio de todos los males y amarguras que nos rodean en este valle de lágrimas y publicar los prodigios de vuestro favor y los portentos de vuestra eficacia.

Bendecidnos y por vuestra intercesión logremos ser exaltados a la Jerusalén celestial adonde os rogamos nos conduzcáis para ser dignos de vuestras alabanzas, por los siglos de los siglos. Amén

Gozos: Novena a la Virgen del Cisne con gozos

Salve, divina María de luz y de gloria llena,

vida, perfección y gracia 15 del Edén, celestial Eva,

fuente de abundantes aguas, sol de la inmortal belleza.

A tus devotos ampara y tus virtudes enseña.

Casta esposa, limpia Virgen, de Inmaculada pureza,

a quien alaban los cielos y venera humilde la tierra;

paloma de amor sin mancha, flor del valle siempre fresca.

A tus devotos ampara y tus virtudes enseña.

Tú que en Nazaret oculta, como púdica violeta,

del arcángel al anuncio te abates y llamas sierva

y aquí buscas las cabañas y de pastores la aldea.

A tus devotos ampara y tus virtudes enseña.

Ante el decreto inmutable que tu ardiente fe venera,

así como esclava inclinas tu augusta frente de reina;

hágase en mí tu palabra, la voluntad de Dios sea.

A tus devotos ampara y tus virtudes enseña.

Pobre, sin pan, sin abrigo peregrinaste en la tierra,

en tu pueblo mendigando un hogar, siendo su reina,

y fue la cuna de tu Hijo de pajas y toscas piedras.

A tus devotos ampara y tus virtudes enseña.

Más a Ti todos acuden y socorres y consuelas,

tus favores y tus gracias derramando a manos llenas.

Nadie quedó sin alivio si con fe tocó en tu puerta.

A tus devotos ampara y tus virtudes enseña.

Como el ave del desierto sólo para Dios gorjea,

así, Tú, muda en el mundo, al cielo tu voz elevas,

de amor secreta armonía que sólo el Señor le llega.

A tus devotos ampara y tus virtudes enseña.

De tu estancia en el retiro como esposa y madre tierna

pasó tu vida, Señora, de las familias maestra,

bienes prodigando al hombre hasta que al Eterno vuelas.

A tus devotos ampara y tus virtudes enseña.

Bendice nuestros hogares, y en ellos la paz conserva el amor y la alegría.

De los niños la inocencia, la santidad de las madres

y el pudor de las doncellas.

A tus devotos ampara y tus virtudes enseña.

Oración final

¡Oh María! Vos sois llamada nuestra abogada, nuestra mediadora, nuestra reina porque por vuestras manos Dios ha resuelto concedernos todas sus gracias.

A Vos, pues, recurrimos. ¿Podréis desecharnos?

No: porque jamás habéis negado vuestra asistencia al que os ha expuesto sus necesidades

con toda la sinceridad del corazón.

Con esa confianza esperamos que nos protegeréis a fin de que podamos llegar al feliz término

de nuestra peregrinación por este mundo. Amén.

Que el Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Amén.

1. Día primero

«… le dice a Jesús su madre: No tienen vino. Jesús le responde: ¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora. Dice su madre a los sirvientes: Haced lo que Él os diga»

Corría el año 1594, cuando una prolongada sequía azotó duramente a muchos pueblos de la provincia de Loja.

Pero donde extremó sus rigores la sequía fue en el pequeño pueblo de El Cisne, llegando al extremo de tomar la medida suprema, de abandonar el pueblo.

Más, antes de poner en ejecución su resolución elevaron fervorosas plegarias al cielo haciendo el voto de erigir en ese lugar una iglesia dedicada a María.

Plegaria tan humilde y fervorosa fue escuchada, se desató una beneficiosa lluvia sobre los campos; cesó el rigor del tiempo.

Tal fue el portento que dio origen a la pequeña Imagen de María que principió a venerarse bajo la advocación de El Cisne.

2. Día segundo

«Confirmando la fe de nuestro pueblo queremos proclamar que la Virgen María, madre de Cristo y de la Iglesia, es la primera redimida y la primera creyente» (D.S.D. 15).

Era todo portentos nuestra Señora de El Cisne, que muy en breve recorrió la fama de uno a otro confín de la Provincia. A este singular movimiento correspondió el celo y la piedad de los Prelados, quienes no tardaron en fundar una cofradía, canónicamente erigida bajo el título de Cofradía De Nuestra Señora De El Cisne.

El Cabildo civil, a nombre y en representación del pueblo, acordó reconocer unánimemente a la Virgen Santísima de El Cisne por jurada Protectora de Loja y su Provincia.

3. Día Tercero

«Luego dice al discípulo: Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa» (Jn. 19, 27).

«Es continua la hechura de la imagen de bulto. Noticia es esta rigurosamente exacta… ha sido originariamente de bulto, es decir toda ella acabada en madera de selecto cedro, color rojo oscuro, y tallada, por manos de escultor, de comprobada habilidad artística… la túnica, pintada de color rosado oscuro, con fimbrias de oro, y el manto de tinte azul celeste salpicado de doradas flores, y entrambos vestidos, con primor tallados, se extienden y bajan graciosamente hasta cubrir parte de los pies de la Sagrada Imagen.

Los vestidos de tela de que hoy se estila adornarla a usanza antigua española, están sobrepuestos y encubriendo las primitivas talladuras de madera…»

4. Día Cuarto

«Y entrando donde ella estaba dijo: alégrate el señor es contigo» (Lc. 1, 28).

«El Cisne ha sido considerado también como símbolo de María. Desde remotos tiempos se ha presentado en alegóricos cuadros el poder de la protección de María, bajo el emblema de un hermoso Cisne que descansa tranquilo al amparo de frondoso follaje de laurel, mientras pavorosas nubes cubren el cielo amenazando tremenda tempestad.

El candor de la Virgen también está representado por la admirable blancura del Cisne.»

5. Día Quinto

«En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel» (Lc. 1. 39 – 40).

Sin distinción de clase ni condición; provectos y adolescentes, en ropa de peregrinos y báculo de caminantes en la mano, sin trepidar ante obstáculos de tiempo, distancia, o de fragosos caminos han arribado al Cisne, haciendo pública su fe, su esperanza y su amor a María.

A más de caracterizarse por antiguas, populares, y espontáneas, las romerías, se han exteriorizado por un sello singular de profunda piedad y devoción.

Y a la verdad, nuestros pueblos en masa han ido allá guiados por un gran espíritu de fe, a honrar y glorificar a María, como medio de que Dios sea servido y glorificado».

6. Día Sexto

«Todos ellos perseveraban en la oración con un mismo espíritu en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús…» (He. 1, 14).

«Perdona Madre mía, el atrevimiento de tu humilde siervo: es tan dulce hablar de tus glorias y mercedes, aunque sea con toscas frases como lo hago yo; pero Tú, que penetras lo íntimo del corazón, sabes cuánto te amo…

Sí, Madre mía, te amo, y por eso hablo de Ti; te amo, y por eso te dedico mi pobre canto, te amo, y mi lengua no cesará nunca de ensalzarte, te amo, y te pido, Madre mía, que me bendigas; te amo, Madre dulcísima, y mi anhelo es amarte más y más, y amándote en este mundo con todas las veras de mi alma, ir a cantar tus glorias en el cielo».

7. Día Séptimo 

«Y dijo María: Engrandece mi alma al Señor… Porque ha hecho en mi favor maravillas el Todopoderoso» (Lc. 1, 46).

«El pueblo de El Cisne está sobre la cima de un elevado cerro de la cordillera occidental… El poético nombre de esa cumbre guarda perfecta armonía con el bellísimo panorama que desde allí se contempla: al oriente los verdes valles de la sierra de esta provincia, y al occidente la costa ecuatoriana hasta el mar, que se dibuja en lontananza como cinta azul que se confunde con el azul del cielo.

¡Cuántas veces hemos contemplado, desde esa altura, a nuestra amada patria ecuatoriana, como una hermosa reina, cuya serena frente coronan los altivos Andes y cuyos pies besan con respeto las inquietas ondas del Pacífico! Las montañas están más cerca del cielo; completan su belleza cuando son coronadas por un santuario.

Por lo mismo que ese pueblo hállase a la entrada de esta provincia, el santuario de El Cisne es un verdadero castillo de defensa y seguridad para Loja».

8. Día Octavo

«María, la mujer solícita ante la necesidad surgida en las bodas de Caná, es modelo y figura de la Iglesia frente a toda forma de necesidad humana» (D.S.D 163).

Si todas las clases sociales se han disputado el honor de honrar a Nuestra Señora de El Cisne, el Clero, la porción predilecta de María, no podía quedar rezagada en este universal movimiento.

En efecto, corría el año 1925 y hallábase reunida una buena porción del Clero con motivo de los ejercicios anuales.

La Santísima Virgen de El Cisne inspiró la feliz idea del establecimiento de una fiesta anual del Clero.

Desde entonces la Santísima Virgen de El Cisne recibe cada año el homenaje colectivo de todo su clero. Esta fiesta está fijada perpetuamente para el 13 de Septiembre.

9. Día Noveno

«iFeliz la que ha creído que se cumplirán las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!» (Lc. 1, 45)

Acta de gratitud en memoria de la Coronación canónica de la Santísima Virgen de El Cisne, verificada el 8 de Septiembre de 1930.

«El 18 de Noviembre de 1930, convocados por el señor cura párroco de El Cisne, Dr. José Ma. Rodríguez, se reunieron los habitantes de la parroquia en la altura del «Condorsamano» (desde hoy queda con el nombre de El Cóndor), con el objeto de presenciar la inauguración y bendición de una columna, que en todo tiempo conserve vivo el recuerdo de las solemnes y grandiosas manifestaciones de culto católico tributado a nuestra Madre Santísima de El Cisne, en el día glorioso de su Coronación Canónica; y además sea para el peregrino signo anunciador, faro de luz que le muestre y conduzca al Santuario, donde ha de cumplir sus votos de amor y gratitud».

La novena en el Santuario de El Cisne, Ecuador

Este santuario ubicado en la provincia de Loja, Ecuador, inicia usualmente la novena el 5 de agosto y se extiende hasta el 13 de agosto.

En la novena dedicada a la Virgen, cada día se hace referencia a distintas cualidades de la Madre de Dios y se le da una intención diferente al rezo.

De esta manera se realiza la novena en el santuario según sus intenciones o propósitos:

  • Primer Día: “La Virgen María fuente de luz y vida”
  • Segundo Día: “La Virgen María causa de nuestra alegría”
  • Tercer Día: “La Virgen María imagen y Madre de la Iglesia”
  • Cuarto Día: “La Virgen María puerta de Misericordia”
  • Quinto Día: “La Virgen María discípula y misionera”
  • Sexto Día: “La Virgen María en la Nueva Evangelización”
  • Séptimo Día: Sábado 11 “La Virgen María al encuentro de los jóvenes”
  • Octavo Día: “La Virgen María en las familias católicas”
  • Noveno Día: “La Virgen María nos conduce al templo”

Conoce más sobre la práctica de la sagrada novena:

Novena completa a la Virgen del Cisne
Etiquetas
error:
Copy link