Saltar al contenido

Oración al Muerto para Ahuyentar a las Personas que nos hacen daño

Oración al muerto

El mundo de los espíritus guarda muchísimos secretos, que hasta hoy no hemos podido descifrar.

Secretos que llegan hasta nosotros para a través de la intuición guiarnos por un mejor camino, lejos de maldades y angustias.

Desde su astral muchos son los espíritus de luz que se convierten en guardianes celosos de nuestra seguridad, nos acompañan en cada paso, y ya sea a través de sueños, revelaciones, o la intuición, son capaces de hablarnos y protegernos.

Por ello esta oración al muerto es una plegaria rogando protección contra todo mal.

Atenciones sencillas que podemos dar a los espíritus:

Estos espíritus, que en la Santería o Regla de Osha son conocidos como Eggun, también necesitan asistencia y atenciones para que su poder y energía nos ayude.

Por ejemplo, podemos poner en nuestra casa:

  • Un vaso de agua clara y fresca en un lugar elevado,
  • flores y velas en su nombre,
  • y si conocemos ese espíritu guía, ya sea porque fue revelado a través de una misa espiritual o porque es un difunto conocido, le ponemos aquellos elementos que le gustaban como café, aguardiente, tabaco.

Lo importante es hacerlo con mucha fe, y brindar de corazón nuestras ofrendas a los espíritus.

¿Cómo se le puede pedir a un espíritu su protección? Rezo poderoso

Muerto, tú que te hayas en el cementerio con tu cuerpo, yo llamo a tu espíritu y le digo: necesito el pensamiento del que desea mal para mí, que no me miren, ni me ofendan las palabras que fueron acumuladas sobre ti.

Muerto, yo deseo eternamente no me falte el vino para mi cuerpo, el pan para sostener mi materia y la bendición del padre para fortaleza de mi alma.

Vi a los espíritus intranquilos y a los que hacen mal para mí.

María, madre de Jesucristo, socórreme en el peligro en que me vea y las lágrimas que derramaste por tu hijo adorado Jesucristo, que sea sangre de mi cuerpo para que los brujos y hechiceros no me maten ni me vean, que la corona de espinas que le pusieron a Jesucristo que sea el paño que cubra a mis enemigos.

Los paños que envolvieron a Jesucristo que envuelva mi alma; el que desee mal para mí, que no me cause; que la espada de San Blas sea la defensa de mi cuerpo y que las cadenas de San Miguel Arcángel sean para amarrar a mis enemigos.

Veo a los espíritus intranquilos y a los que hacen mal para mí.

Los clavos con que clavaron a Jesucristo, uno lo tiro al mar para que los golfos y las olas se extiendan sobre él y destrone todos los malos pensamientos que deseen hacerme mal. Amén.

  • Podemos venerar a los espíritus o Eggun con algunas ofrendas, como esta que dejamos a continuación:

Conozca más sobre el mundo de los espíritus y los muertos:

Oración al muerto
error:
Copy link
Powered by Social Snap