Saltar al contenido

2 Historias del adivino Orula que nos regalan Sabiduría y Consejos

Pataki de Orula

Orula el adivino, el que intercede en el destino de los hombres, el Oráculo de Ifá, de este sabio y poderoso Orisha presentamos dos patakies que nos brindan sabias enseñanzas, descubrimos no solo la historia de la religión sino consejos que nos ayudan a crecer.

Pataki: Orula se convierte en el Orisha dueño del tablero, del ékuele y de los secretos de Ifá.

Pataki de Orula y Shangó

Corrían tiempos difíciles sobre la Tierra, pues Obatalá el Orisha dueño de todas las cabezas había ordenado matar a todos sus hijos varones con el fin de terminar su linaje.

Cegado por el odio y la ira no podía ver más allá de sus errores, el pueblo se encontraba sumido entre incertidumbres y miedo, muchas madres corrían para resguardar a sus hijos y ofrecerles un futuro próspero y principalmente una existencia que no se viese truncada por la espada de ningún soldado.

Al momento en que Kawó Silé llegó a este mundo, su madre supo que estaría destinado para grandes misiones, hecho en el que no se equivocaba.

Eshú Elegguá quien aguardaba con ansias fuera de la casa, tomó al bebé en brazos y durante la noche cuando todos reposaban lo llevó en secreto a Dadá, para que lo criara y lo cuidara como si hubiese sido procreado en su propio vientre.

El nacimiento de Orunmila

Tiempo después nació Orunmila y fue nuevamente Elegguá quien se encargó de cambiarle el destino, con la gran diferencia que este otro pequeño sería escondido en el interior de una ceiba.

Allí permaneció oculto durante muchos años, siendo Eshú el único que conocía su paradero al ser el encargado de alimentar y velar por la salud del pequeño.

Orula solo recibía de forma esporádica las visitas de Shangó, a quien llegó a querer como a un hermano.

Los años pasaron volando con gran prisa y Shangó se convirtió en un afamado curandero.

Eleguá saca a la luz la verdad

En cierta ocasión Obatalá enfermó y Elegguá buscó al curandero para que le aliviara sus dolencias.

Una vez estuvo el rey completamente recuperado Elegguá confesó a ambos que se encontraban relacionados con el lazo del más fraternal cariño, pues eran nada más y nada menos que padre e hijo.

En esa precisa ocasión Eshú aprovechó también para comunicar la existencia de Orunmila, no sin antes advertirle a Obatalá que se trataba de un hombre con dones muy especiales los que se encontraban estrechamente vinculados con la naturaleza y los poderes de la adivinación.

La indulgencia fue concedida y entonces Shangó el rey del trueno, sintió que su corazón se desbordaba de dicha, pues ya no existían razones para vivir en el exilio.

De un tajo Kawó Silé cortó la ceiba y moldeó un hermoso tablero para su hermano, quien consagró ese objeto en funciones de la adivinación.

En agradecimiento a Shangó, Orunmila añadió a su ékuele un fragmento del eleke de su hermano, confeccionado a partir de cuentas rojas y blancas.

Desde ese preciso momento Orula se convirtió en el Orisha dueño del tablero, del ékuele y de los secretos de Ifá, los que se encuentran estrechamente relacionados con el destino del ser humano.

Pataki: Cuando el cuerpo descansa, la nariz permanece alerta.

Pataki de Orula y la Nariz

Orunmila el gran Oráculo de Ifá se erigía sobre la tierra como el único Orisha capaz de brindar ayuda a los mortales y demás Orishas con el fin de erradicar los males que los azotaban.

Cierto día la nariz, los ojos, las extremidades, las orejas, la boca, el tronco y los ojos acudieron a la morada de Orula con el fin de que el adivino los consultara.

El adivino Orula aconseja hacer Ebbó

Este les aconsejó hacer ebbó para que en el momento del descanso uno de estos se encontrase alerta durante la noche y velara por la seguridad y supervivencia del cuerpo.

Al salir de la casa de Orunmila ninguna de las partes fue capaz de establecer algún acuerdo y cada uno tomó un camino diferente.

Los ojos confiados en su capacidad para la visión se mostraron indiferentes ante el cansancio y permanecieron atentos al paisaje que los rodeaba.

El tronco se imaginó eternamente erguido y fuerte, seguro de poder cargar el mundo a sus espaldas. Firme tomó su sendero y exploró a su antojo cada rincón que visitaba.

Las orejas hicieron oídos sordos a los consejos de Orula ignorándolos por completo. Y fueron escuchando en su transitar por el mundo cuantas historias venían a contarles, sin hacer juicios certeros a las intenciones de quienes las pronunciaban.

La boca decidió seguir pronunciando todas las palabras a su antojo sin importar a quien hería a su paso, mostrándose desatada en el cumplimiento de sus caprichos e impulsos.

Las extremidades deambularon libremente notándose dispuestas a recorrer el mundo si la situación lo ameritaba, estas decidieron conocer nuevos parajes sin la necesidad de informar a nadie sobre sus actos.

Solo la nariz cumplió el mandato del sabio Orula

La nariz fue la única parte del cuerpo humano que interiorizó los consejos del gran oráculo de Ifá y realizó el ebbó que Orula le había marcado.

Al paso del tiempo los ojos sintieron un peso que no les permitía divisar los paisajes a sus alrededores.

Las extremidades exhaustas por todo el camino recorrido se mostraban impacientes por hallar el descanso.

Las orejas aturdidas por tantas historias contradictorias y reiterativas se observaban consternadas.

El tronco se había quebrado y ya no podía sostener el mundo.

La boca deseaba callar todas las palabras que había pronunciado pues a raíz de sus comentarios se habían desatado grandes conflictos y se hallaba exhausta ante tanto caos.

El cuerpo colapsó ante la gran disparidad que lo rodeaba y en medio de todos los conflictos se desplomó sumido en un profundo sueño, siendo la nariz la única parte que quedó despierta garantizando la supervivencia del mismo.

Desde ese día el organismo humano agradeció a la nariz pues debido a su sensatez permaneció con vida, por eso cuando el cuerpo descansa la nariz se mantiene alerta.

Contenidos más leídos:

error:
Enviar este mensaje
Hola, necesito consultarme. ¬ŅPuede enviarme la informaci√≥n y el precio de las Consultas Espirituales guiadas por una Santera Espiritista? Gracias. Ash√©ūüôŹ