Saltar al contenido

La Cabeza de Barro y el ebbó salvaron a Orula de la muerte: Pataki

Pataki Orula Iku

Relata el pataki nacido en el odun Ogbe Iwori las hazañas relacionadas con las virtudes de Orumila el gran Oráculo de Ifá, su gracia para sanar y bendecir era tan elevada que los embusteros comenzaron a crear cizañas en su contra.

Pataki de Ogbe Iwori: La Cabeza de Barro

De este modo los enemigos de Orula encontraron en los rumores la perfecta forma de ensuciar su buen nombre y así día a día fue aumentando la desconfianza sobre él.

Pero las malas intenciones y la envidia era tanta que los enemigos de Orula tuvieron la osadía de acusarlo ante Olodumare y posteriormente pidieron a los demás aldeanos que fuesen a dar su opinión sobre el oráculo.

Ante las falsas acusaciones a Orula, Olodumare toma una decisión

Los hombres y mujeres engañados por las mentiras cayeron en la trampa y en su gran mayoría dieron una fe errada sobre Orula, por lo que Olodumare se vio obligado a tomar una errada decisión.  

El Orisha supremo convocó a Ikú (la muerte) a su palacio y a esta encomendó la tarea de poner fin a la vida de Orula, exigiéndole como prueba la tenencia de la cabeza del adivino ante sus pies.

¡El adivino hace ebbó para evitar desgracias!

Orula quien temía por su seguridad sin saber nada decidió registrarse, obteniendo una letra que le vaticinaba grandes desgracias, por lo que hizo ebbó con muchos elementos entre estos una cabeza de barro.

Al ser elevada la magnitud del peligro se vio en la necesidad de realizar inmolaciones a los otros Orishas, en búsqueda de su ayuda para sobrellevar tan desastrosa situación.

Ikú sale en busca del adivino Orula

Esa misma noche Ikú llegó a la casa de Orumila siguiendo su rastro hasta la habitación donde el adivino dormía.

Para su sorpresa encontró allí a Elegguá quien había ido a apoyar al sabio Orisha.

La muerte le comunicó a Elegguá que Olodumare la había enviado en la búsqueda de la cabeza de Orula.

Entonces Elegguá le contestó que Orula se había suicidado, pero que le había pedido conservar su cabeza para que fuese entregada a Olodumare.

Acto seguido el santo dueño de todos los caminos entregó la cabeza de barro a la muerte quien partió con su trofeo al palacio de Olodumare.

Orula vence a la muerte con ayuda de Eleguá

En el trayecto de vuelta al palacio comenzó a llover e Ikú llevaba envuelta la cabeza de barro.

De repente esta pensó en lo extraño que era el suicidio de Orula por lo que decidió examinar la cabeza que Elegguá le había entregado para comprobar si era la correcta.

Al descubrirla la lluvia melló sus facciones por lo que la muerte no pudo reconocerla.

Al llegar al palacio la muerte entregó la cabeza de barro a Olodumare y le contó lo sucedido y fue de este modo que Orumila pudo vencer a la muerte.

Otros artículos relacionados al adivino Orula:

Contenidos más leídos:

error: