Saltar al contenido

¿Porqué el reloj de arena marca la llegada del día y el fin de la noche?

Por: Ninette Caren Fernández

Pataki reloj de arena

El Sol, astro rey y representación directa de Olorun trabajaba sin descanso para mantener al planeta lejano del azote de las bajas temperaturas.

Con sus rayos intervenía en las siembras para que se produjese el milagro del brote del cultivo y el ser humano tuviese alimentos con los que subsistir.

Pataki: El Astro Rey consulta a Orula una solución

Pero este gigante agotado no tenía descanso entre sus faenas por lo que decidió en sus andares visitar a Orumila el Oráculo de Ifá, para que a través de su ékuele y tablero le ayudase a buscar una solución para el problema que lo atormentaba.

Orula con gusto lo consultó, saliéndole al Sol un odun que hablaba que la solución que este necesitaba la encontraría solo con la ayuda del mar, por ser este tan fuerte y poderoso como él.

De este modo ambos partieron a encontrase con el espíritu del océano, quien se manifestó rápidamente a su llamado, lo hizo mediante Olokun, deidad poderosa que vive en lo profundo del mar.

Un pacto de equilibrio entre el Sol y la Luna

Orumila entonces estableció un pacto con él, el que fue sellado a través de dos mitades de coco superpuestas y unidas con majagua donde una contenía el agua proveniente del océano, mientras que la otra atesoraba la arena calentada bajo los rayos del Sol.

El gran adivino pidió entonces a Olokun que cuando la mitad del coco que contenía agua quedase vacía surgiera del océano una representación de su poder hacia el cielo, la que posteriormente fue llamada Luna.

A la par indicó al sol que cuando la arena predominara en el cascarón este debía ocupar el cielo para calentar al mundo con su luz y de este modo se creara un equilibrio entre la tierra y el océano.

El nacimiento del primer reloj de arena:

De esta forma nació el primer reloj de arena para los yorubas donde se refleja el pacto entre el Sol y la Luna, hecho que trajo a la humanidad la presencia del día y la noche.

El primero regalaría la luz y el calor del Sol para desarrollar los quehaceres diarios, mientras que el segundo marcaría la hora de descanso sobre la tierra.

Ese momento en el que la luna emitiría sus rayos para refrescar al hombre y sus dominios y marcaría el comienzo del sueño, ciclo a través del que el mundo espiritual se hace más sensible ante el religioso permitiéndole a través del sueño establecer contacto con los espíritus y el plano astral.

Conoce más sobre la religión afrocubana:

Pataki reloj de arena
Etiquetas
error:
Copy link