Saltar al contenido

Orula y Obatalá maldijeron a la Rata por malagradecida y traicionera

Por: Ninette Caren Fernández

Rata en Ogbe Otura

Al principio de los tiempos cuando Olofin aún se encontraba perfeccionando la creación el universo encargó a Obatalá que custodiara la tierra.

Mientras que Elegguá fue el Orisha designado para velar sobre la puerta del reino de los cielos.

Desde su posición el menor de todos los santos se encargaba de recoger las peticiones que hacían los humanos a Olofin y cuando finalizaba el día Eshú se las llevaba a Orunmila y este las recopilaba por ser el secretario del creador.

Debido a esta cadena que se desarrollaba Eshú era el primero en saber los problemas del hombre.

Pataki de Ogbe Otura: La Rata recibe ayuda de los orishas pero esta NO agradece

Un día sobre la tierra se desató un conflicto entre los animales donde estos arremetieron contra la rata acusándola de ser poco agraciada y apestosa, realidad que terminó en agresiones físicas.

El mono al ver el estado de la rata la tomó y la llevó ante Elegguá para pedirle que la ayudara a llegar hasta Orunmila.

Eshú se apiadó de ella y le permitió acercarse a Orunmila.

Cuando la rata llegó a donde estaba Orula le pidió que la convirtiera en un ser humano pues ya no soportaba más seguir viviendo entre los animales debido a que estos abusaban de ella.

Orula estuvo de acuerdo en ayudar a la rata, pero antes fueron a buscar la aprobación de Obatalá, quien sugirió emplear para la transformación el Rompezaragüey.

Después que la rata comenzó a darse los baños empezó a ocurrir su mutación convirtiéndose en un ser sumamente bello.

¡Quien olvida agradecer, un día la desgracia le refresca la memoria!

La rata sorprendida por su nuevo aspecto se marchó de casa de Orunmila sin agradecer a este ni a Obatalá por su ayuda.

Con el paso del tiempo comenzó a sentir odio por todos los que la rodeaban, el mono quien se la topó un día y al apreciarla superior a los demás quiso ser como ella, entonces la rata le dijo:

  • Ven mañana que yo te ayudaré.

A la mañana siguiente la rata le preparó los mismos baños que esta se había dado al mono.

Ritual que tuvo un efecto positivo en este y los demás animales al ver esto le suplicaban a la rata que los ayudara también.

El mono quien conocía el origen del cambio de la rata les contó a todos que Obatalá y Orula la habían ayudado, verdad que la misma se encargó de disipar completamente.

Eshú quien pasaba por allí escuchó las palabras de la rata y corrió a contárselo a los Orishas quienes maldijeron a la rata a vivir oculta en las madrigueras desde ese día, como castigo por ser malagradecida y traicionera.   

Conoce más sobre los Orishas del Panteón Yoruba:

Rata en Ogbe Otura
Etiquetas
error:
Copy link