Saltar al contenido

Santuario de la Virgen de Regla, veneración a la reina de las aguas

Por: Claudia Rodríguez

Santuario de la Virgen de Regla

Regla es un pueblo de mar, un lugar donde el azul es constante y se respira un aire limpio con toques de sal procedente de todos los rincones.

Al llegar, se siente inmediatamente una paz interior por la visión de las aguas y la serenidad que brinda el reflejo del sol en la piel.

Regla tiene más de tres siglos de existencia y su nombre aborigen, Guaicanamar, significa frente al mar.

Se dice que su origen está ligado a la Virgen de Nuestra Señora de Regla, Yemayá en la Religión Yoruba. Por ella y por su famoso santuario, se nombra así el poblado.

El Santuario de la Virgen de Regla es también, reflejo del mar, de la belleza y de las tradiciones milenarias que unen las raíces de esta Isla caribeña con la cultura africana.

Milagros en el Santuario de la Virgen de Regla

No hay ostentación en el pequeño templo que guarda a la Virgen de Regla, a Yemayá, Reina de las Aguas, que lleva vestimenta azul, adornada con encajes blancos, y no es necesario tampoco, comparado con la inmensa devoción que sienten los cubanos por la deidad, a la que celebran, ruegan, agradecen y adoran.

Sobre la Virgen de Regla se escuchan milagros. Hasta Cuba llegó la leyenda del diácono San Cipriano, que logró salvar la imagen de la virgen de la invasión de los Vándalos, atravesando sin percances el peligrosísimo estrecho de Gibraltar.

Así, fue adorada en el entonces Guaicanamar, mediante un óleo ubicado en la primera ermita de guano levantada en ese lugar.

Para 1696 un castellano reconocido trajo a Cuba desde España, la estatua de la virgen negra, que se colocó en lo que hoy es el Santuario de la Virgen de Regla.

La leyenda del mar está en Regla

El actual Santuario de la Virgen de Regla se construyó en 1811, en septiembre.

Gonzalo Herrera fue el padrino, aunque en 1818 se terminaron de construir la torre y el frontis, mediante las obras del matemático Pedro Abad Villarreal, y el alarife Don Pedro Justiniani.

Allí concurren los seguidores de la Regla de Ocha, para adorar en el sincretismo siempre presente en la cultura cubana, a Yemayá, madre de la vida y protectora de los marineros.

De hecho, hace cientos de años que concurren los que van a la mar, a rogarle a la deidad. La Virgen de Regla es un símbolo de protección ante las tempestades.

Por ello se pueden escuchar en el Santuario de la Virgen de Regla, no pocas historias de los navegantes cubanos que han implorado a la virgen y han sido salvados por un milagro.

Virgen de Regla. Santuario en Cuba: Producido por Soy Yoruba Página Oficial

También le puede interesar:

Santuario de la Virgen de Regla
Etiquetas
error:
Copy link