Saltar al contenido

La Lanchita de Regla ≫ Símbolo de espiritualidad y fe (+Video)

Por: Claudia Rodríguez

Lancha de Regla Cuba

Surcando las aguas llegamos a nuestra madre espiritual la Virgen de Regla, navegando en ese, que constituye el más famoso, rápido, barato y eficiente medio de transporte que atraviesa la bahía de La Habana.

La lanchita de Regla, a decir de los propios capitalinos, es un recuerdo inolvidable, símbolo de la capital cubana y de la espiritualidad y el misticismo que la rodea.

La lancha conecta a La Habana Vieja, centro histórico de la urbe, con el municipio Regla o su localidad de Casa Blanca y viceversa, cruzando la bahía en solo 5 minutos de viaje, en un trayecto encantador.

Atravesar la bahía de este modo tiene un encanto peculiar para cubanos y visitantes por igual, por las maravillosas vistas del mar y la ciudad que se puede apreciar.

Visitando a la protectora de la Bahía: La Virgen de Regla

La frecuencia de cada viaje hacia Regla o Casa Blanca es de 15 minutos o menos y cada 30 se produce uno entre los dos poblados.

Muchos son los que toman este medio de transporte tan tradicional y significativo, para visitar el Santuario que alberga a la Virgen de Regla en la localidad del mismo nombre, protectora de las aguas y sincretizada en la religión yoruba con la gran Yemayá, madre del mundo y Reina del Mar.

El recorrido para llegar cargados de ofrendas y con rezos a flor de labios a los brazos de la Diosa de las Aguas, comienza desde el casco histórico, se inicia en el Emboque de Luz, hermosa terminal marítima de cristales y metal reconstruida hace poco tiempo para la lanchita.

Desde allí pueden disfrutarse hermosas vistas de la ciudad y la Bahía antes de embarcar definitivamente en la lancha y cruzar las azules aguas que rodean a la Ciudad Maravilla, la añeja Habana.

En camino a Regla, a la fe

A las 4 de la mañana sale la primera lanchita y la última a las 12 de la noche.

La capacidad de cada embarcación es de 90 personas de las cuales hasta 30 pueden montar con sus bicicletas, aunque con frecuencia el número admitido es mayor.

El precio por surcar las aguas hasta Regla es muy económico, así que prácticamente cualquier persona puede abordar la lanchita de Regla y llegar al Santuario dedicado a la virgen enclavado en esa localidad del mismo nombre.

Quienes se dirigen al Santuario de Nuestra Señora de Regla, encontrarán siempre en la Lanchita a una aliada que les hará el camino más corto y el viaje más ameno, para poder llegar con buenas vibras a rendirle honores a la que, con sus aguas, se lleva las dolencias y los males del mundo.

Lancha de Regla Cuba
Etiquetas
error:
Copy link