Saltar al contenido

La leyenda de la Vieja de las Calabazas ¡Una curandera llamada Bruja!

Vieja de las Calabazas

La Ensenada de las Calabazas guarda muchos secretos a los forasteros y no me refiero con esa afirmación solo a los trucos para cultivar calabazas de tan buena calidad, sino a aquellos que se relacionan con el devenir de historias y leyendas locales sustentadas en el suspenso y la identidad casi secreta de sus protagonistas.

  • La Ensenada de las Calabazas es una ensenada ubicada en la Provincia de Cienfuegos, en Cuba.

La Historia de Belén, la Bruja de las Calabazas

Durante el período de la fundación del pueblo de Calabazas llegó a sus tierras una anciana proveniente de quien sabe dónde.

Su aspecto no dejaba mucho que desear a la imaginación, pues su cabello completamente cubierto de canas, su extrema delgadez y ropas desgastadas la situaban como primera candidata al sobrenombre de bruja.

La mujer llamada Belén nunca pudo pasar desapercibida ante las miradas de los curiosos del pueblo, sus ojos negros y pequeños se comportaban como focos que penetraban el alma y fue quizás el hecho de no guardar dentadura, la virtud que jamás le permitió tragarse sus palabras.

La popular señora se dedicaba entre tantos oficios al arte de la curandería, labor que la acercaba aún más a las raíces esotéricas de la campiña cubana.

Los pobladores rumoreaban que la señora Belén había llegada montada en un buey, mientras que otros testificaban haberla visto aterrizar en el llano montada en una escoba.

Según ella misma contase poseía ancestros provenientes de las Islas Canarias y que habían llegado a Cuba escapando de los desmanes de la guerra civil.

Sus aciertos en la cura de enfermedades hicieron que su modesta casa se convirtiera en un sitio perfecto para tratar dolencias y desarrollar las prácticas de los rezos, ligados al arte de la medicina verde.

El renombre de Belén fue tal que llegó a establecerse como la primera competencia de los doctores de la zona

En cierta ocasión tras el azote de una fuerte epidemia la anciana fue acusada de provocarla, pues no todos los pobladores de calabazas simpatizaban con sus prácticas religiosas, asegurando que:

Esta se encargaba de corromper los cuerpos y las mentes de quienes la visitaban con el fin de hacerlos dóciles a sus prácticas religiosas y obtener beneficios de ello. 

Debido al hostigamiento y al acoso que recibió Belén se vio obligada a desaparecer del pueblo.

Algunos aseguran que se fue volando tal y como llegó, mientras que los más desconfiados sospechan que un grupo de bandidos pagados le dieron muerte para luego enterrarla en secreto en lo intrincado de la manigua.

Contenidos más leídos:

error: