Saltar al contenido

Canciones afrocubanas en homenaje a Oshún «la Orisha del Amor»

Por: Claudia Rodríguez

Canciones para Oshún

Madre mía

Virgencita Milagrosa eres

Caridad del Cobre

La música afrocubana ha sido estrella en la cancionística identitaria de la Isla y por ello ha desarrollado características increíbles y se ha adaptado a los tiempos actuales, siempre mostrando una poderosa mezcla de emociones, de lenguajes y de ritmos, y llevándola a expresiones musicales diferentes.

Ponderar las creencias africanas y a los miembros del panteón yoruba, son características de la música afrocubana y también la potencia rítmica y melódica de la música que colma ahora las mejores piezas musicales cubanas y las más reconocidas a nivel mundial, símbolo de una identidad única.

Normalmente, en canciones cubanas de todo género, y hablamos incluso de los más modernos como el pop o la salsa, están presentes los toques de tambores de las ceremonias litúrgicas lucumíes, y las añadiduras de ritmos de congas o ñañigas. Y así, el musical ritmo de las composiciones afrocubanas se ha ganado al público.

Sobre ello, el reconocido antropólogo Fernando Ortiz, afirmó en sus investigaciones, que los componentes africanos jugaron desde un inicio, un papel protagónico en la formación de la música nacional cubana.

Cantos y bendiciones de Oshún y la Caridad del Cobre «Cachita»

Día de la caridad del cobre ochún
Virgen de la Caridad del Cobre y Orisha Ochún

Y muchos de los más reconocidos cantantes cubanos han agregado a sus composiciones musicales, la oda a los Orishas, los protectores del pueblo cubano, aquellos que, sincretizados con santos del culto católico, son los grandes representantes de la lucha y la fortaleza de los isleños.

Y a Oshún y a la Caridad del Cobre, unidas en un mismo culto, deidades representativas del amor y patronas de esta Isla, muchos le han cantado, como una manera de mostrarles su devoción y su afecto, y también pedirle sus bendiciones.

De hecho, el propio culto a Oshún incluye cantos en lucumí de invocación a la diosa.

Pero también las canciones dedicadas a Oshún y a la Caridad del Cobre se cuentan a decenas, pues así los artistas cubanos han encontrado la forma de mostrar su fe y devoción en todos los tiempos.

Algunas de las melodías son sumamente famosas y sus intérpretes tremendamente reconocidos como representantes de una cultura milenaria y una mezcla única de arte, cultura y religión.

Lázaro Ros, honor a la Reina del Río

Uno de los más destacados músicos cubanos que le cantó a Oshún fue Lázaro Ros, cuyo nombre de santo era Osha Niwe.

A los 13 años comenzó a cantar en las fiestas de santos y viajaba constantemente a Matanzas, donde los más respetados templos empezaron a identificar la voz de quien ha trascendido como el más grande akpwon (cantante) de música lucumí y arará de Cuba.

En sus numerosas giras internacionales grabó música folklórica para la radio y la televisión de Bélgica, Argelia y España, para la colección discográfica Chant du Monde, en Francia, y la cadena BBC, de Londres.

Y su obra más trascendental es la colección de discos sobre cantos yorubas Orisha Ayé, en la cual le dedicó canciones a los más representativos Orishas del panteón yoruba.

Lázaro Ross posee tres nominaciones a los Grammy Latinos por sus discos:

  • Yemayá (1999)
  • Oshún (2001)
  • Shangó (2002)

En el álbum dedicado a Oshún, Orisha del Amor y Dueña y Señora de los Ríos, destacan cantos coreados hoy en día por los amantes de la música afrocubana como:

  • Mayugbación a Oshún
  • Oro Seco de Tambor a Oshún
  • Rezos a Ochún

Celina, a la Caridad del Cobre

Celina González, la reina del punto cubano, también le cantó a la patrona de Cuba y pidió su eterna bendición.

El secreto de su popularidad en todos estos largos años, es haber sido siempre fiel a sus orígenes y al pueblo que la vio nacer y sobre todo vivir.

Desde muy joven Celina González fue simpatizante de la religión afrocubana Regla de Osha o Santería.

Cuentan que se le apareció la Virgen católica de Santa Bárbara, la que todos conocemos por estar sincretizada por la deidad africana y gran guerrero Changó, dueño del fuego, del trueno, el rayo y de los alegres tambores asegurándole a ella un triunfo artístico total si le dedicaba un canto de alabanza.

Así ella decidió seguir el consejo de la santa asociada con el Orisha Shangó, y les rindió devoción a los miembros del panteón yoruba a través de su talento y su voz toda su vida.

“A la Caridad del Cobre”: letra de la canción de Celina

A Oshún, Celina le dedicó “A la Caridad del Cobre”, una canción sumamente famosa aún hoy en día. Compartimos la letra de esta bellísima composición:

Madre mía, virgencita milagrosa

Eres Caridad del Cobre si tú te paseas sobre de nuestra nación hermosa

Virgen santa, tú eres santa poderosa donde la fe del creyente

Mira Madre, te consagra dignamente

Como algo muy necesario y te adora el Santuario que levantaste en Oriente

¡Ay!  me voy para las montañas porque mi amor aquí no me quiere

Como guajira que soy voy a internarme entre las montañas.

Mira Madre, mi canción dulce y bonita

Hará que tu nombre suba como patrona de Cuba, ¡oh! Santísima Cachita

Madre buena, tú que eres la favorita de la que te está cantando

Oh Dios mío, Ochún me quedo pensando

En tus bendecidos planes si salvaste los tres Juanes que estaban por ti clamando

¡Ay! me voy para las montañas porque mi amor aquí no me quiere.

Coge por la guardarraya guajiro

Acérquese compay que ya empezó el guateque

Vamos a pasear por los campos lindos muchachos

Santa palabra, Celina

Así mismo mi hijo

Madre mía, con verdadera alegría

Hoy quiere mi lira pobre cantarte Virgen del Cobre alma de la tierra mía

Madre buena, la santa fe que me guía a darte un verso bonito

Mira Madre, llega hasta tu altar bendito

Al par que mi lira suba y en el nombre de mi Cuba, Ochún yo te felicito

¡Ay! me voy para las montañas porque mi amor aquí no me quiere

Como guajira que soy voy a internarme entre las montañas.

Mercedita Valdés, cantos a la Madre Ochún

Merceditas Valdés tenía hecho Oshún y se le conocía como la Pequeña Aché de Cuba, como le llamó Fernando Ortiz, por ser uno de los máximos exponentes de la música afrocubana.

Desde muy joven asistió a las procesiones del Cabildo de Regla, presidido por Susana Cantero. Ganó el primer premio en la Corte Suprema del Arte, con las obras Babalú, de Margarita Lecuona, La negra Merced, de Ernesto Lecuona, y El churrero. El tamborero Jesús Pérez le enseñó a cantar yorubá y Palo Monte.

Actuó en el filme Yamba-O, dirigido por el Indio Fernández, y en el corto musical Zamba. Realizó giras por Venezuela, Colombia, Jamaica, Haití, Canadá, Estados Unidos, España, antigua Unión Soviética.

Así, se dedicó al guaguancó, la guaracha, el pregón, los cantos de cuna y, sobre todo, los cantos de origen africano, sobre los cuales ella misma expresaba:

«Los cantos tienen su significación y mensaje. Cuando evoco… (beronia Abegbeb Oshún…), lo hago despacio, lentamente, pues en la leyenda ella entra con sensualidad y belleza, moviendo un abanico.»

A la Diosa del Amor y el Río le cantó “Ochún”, una de sus composiciones más significativas, cargada de sensualidad y glamour.

Celia, devoción a la patrona de Cuba

Celia Caridad Cruz Alfonso, o Celia Cruz, nació el 21 de octubre de 1925 en el barrio diverso de la clase obrera de Santos Suárez en La Habana y desde muy joven sintió especial interés por la música, mostrando su talento para el canto y su homenaje a los santos.

Pronto se le reconoció como La Reina de la Salsa y la Guarachera de Cuba, por su expresividad en su forma de cantar y su especial manera de rendir homenaje a la religión y a la cultura afrocubana con sus letras.

Ella hizo internacionalmente populares ritmos de raíces africanas como el son, el guaguancó, la rumba y la guaracha como vocalista del popular conjunto musical la Sonora Matancera.

Celia interpretó canciones sumamente populares que reafirmaron la identidad cubana, ponderando la presencia africana.

Letra de la canción de Celia Cruz dedicada a Oshún y la Caridad:

Quizás una de sus más reconocidas composiciones sea “Canto a la Caridad”, pues Celia era devota de la Virgen.

Virgen de la Caridad, Virgen del Cobre, que das la felicidad al rico y al pobre

Reina de las aguas dulces para ti va mi canción

porque tú siempre reluces dentro de mi corazón,

Oshún, mi Oshún, canto y bailo para ti,

Oshún, mi Oshún, pon tus ojos sobre mí.

Todos los santos te quieren por ser la más zalamera

y a ti todos te prefieren por tu risa buyanguera.

Oshún, mi Oshún, canto y bailo para ti,

Oshún, mi Oshún, pon tus ojos sobre mí.

Ay linda Caridad del cobre, patrona de mi nación,

Oshún, mi Oshún, canto y bailo para ti,

Ay tú con la Virgen de Regla, échanos tu bendición.  

Oshún, mi Oshún, canto y bailo para ti,

Ay canto y bailo, canto y bailo, canto y bailo para ti.

Oshún, Oshún, mi Oshún (coro)

Reina de las aguas dulces para ti va mi canción (coro)

Yo me siento muy orgullosa de cantar esta canción.

Trío Matamoros, Veneración a la Caridad

El trío Matamoros fue uno de los grupos de trova cubanos más populares. Formado en 1925 por Miguel Matamoros, Rafael Cueto y Siro Rodríguez, legaron en infinidad de composiciones, un singular panorama de géneros musicales que ponderaron la cultura cubana en toda su expresión.

Y probablemente sea bueno reconocer que ninguna canción a la Caridad del Cobre es tan famosa como “Veneración”, escrita por Miguel Matamoros e inmortalizada en el tiempo.

La que dice:

“Y si vas al Cobre, quiero que me traigas…”, no continúe la melodía y diga “(…) una virgencita de la Caridad”, frase que, a pesar de los años, recuerda la mayor parte de los cubanos.

Veneración es un tema tan universal que lo mismo se toca y canta en celebraciones de carácter religioso que actividades sociales, pues se ha hecho parte de la cultura representativa de Cuba.

Y si vas al Cobre… Letra de la canción:

Esta es la letra de esa hermosa canción dedicada a la patrona de Cuba:

Cuando tú vayas a oriente, Mi legendaria región

Tierra que tiembla caliente, Cuna del sabroso son

Llégate al Puerto Boniato, Mira la loma San Juan

Vete al Caney por un rato, Y prueba las frutas que allí dulce están

(Se repite primera parte)

Y si vas al Cobre, Quiero que me traigas

Una Virgencita de la Caridad

Y si vas allá, donde está cachita, tráeme una estampita para mi mamá

Y si vas al Cobre, Tráeme una estampita

Que sea bendita de la Caridad.

Y si vas al Cobre, Quiero que me traigas

Una Virgencita de la Caridad.

Ay, Y si vas a oriente, tráeme de allá, algo reluciente de la caridad.

Y si vas al Cobre, Quiero que me traigas

Una Virgencita de la Caridad.

Y si vas al Cobre, Busca mi negrita

Que es mi Virgencita de la Caridad.

Y si vas al Cobre, Quiero que me traigas

Una Virgencita de la Caridad.

Cuando pienso en mi morena, Que se llama Caridad

Rezo como alma buena, Por toda la humanidad

Virgencita tú eres buena, Hazme un milagro de amor

Mira que muero de penas, si tú no mitigas a mí tú el dolor

Conoce más sobre la Orisha Oshún:

Etiquetas
error:
Copy link