Saltar al contenido

2 Oraciones a la Virgen del Perpetuo Socorro ¡Poderosa mediadora de fe!

Por: Ninette Caren Fernández

Oraciones a la Virgen del Perpetuo Socorro

Nuestra Señora del Perpetuo Socorro es una advocación mariana que hace alusión a la Virgen María madre del niño Jesús.

Mediante la presencia de esta santa la fe cristiana muestra el auxilio que brindó María a su hijo durante su calvario.

La Virgen del Perpetuo Socorro es la santa patrona de numerosos lugares e instituciones religiosas y educativas, se conoce también como la salvaguarda de los corredores de seguros.

  • Su festividad se celebra cada año el 27 de junio, momento en el que se le ofrecen a la virgen lirios blancos.

La Representación de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

La imagen originaria de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro es un icono oriundo de Creta, donde se cree comenzara el culto hacia esta advocación mariana.

Su representación muestra a María con el Niño Jesús entre sus brazos, mientras Jesús observa a dos ángeles que le descubren los instrumentos de su futura Pasión.

Lo que hace a esta representación particularmente especial es el hecho de que el niño Jesús agarra fuertemente con sus dos manos a su Madre, como buscando obtener de ella la fuerza y el apoyo necesarios para cumplir su misión sobre la tierra.

Oración milagrosa ¡Virgen del Perpetuo Socorro concédeme una petición!

Oh Madre mía, Perpetuo Socorro de todos los que sufren y de todos los que lloran, permíteme que, recostada mi frente abatida sobre tu corazón de madre, te diga mis penas y te exponga mis deseos, porque solo tú eres mi esperanza en esta obra tristísima en que me acosan todos los males.

Madre del Perpetuo Socorro, tú conoces todos los dolores de mi vida y sobre todo la enorme pena que hoy me trae a tus brazos maternales.

Adoro la divina voluntad de mi Dios y hoy como ayer y como siempre. Amén.

Oración a la Virgen del Perpetuo Socorro para protección

Oh madre del Perpetuo Socorro en cuyos brazos el mismo niño Jesús parece buscar seguro refugio, ya que ese mismo Dios hecho hijo tuyo como tierna madre lo estrechas contra tu pecho y sujetas sus manos con su diestra, no permitas Señora que ese mismo Jesús ofendido por nuestras culpas, descargue sobre el mundo el brazo de su irritada justicia, sé tú nuestra poderosa mediadora y abogada y detenga tu maternal socorro los castigos que hemos merecido.

En especial madre mía concédeme la gracia y protección que te pido. Amén. 

Entre estas plegarias, rezos y Santos, hallamos calma y fe:

Oraciones a la Virgen del Perpetuo Socorro
Etiquetas
error:
Copy link