Saltar al contenido

Oraciones a la Virgen María, pedimos la intercesión de la Madre de Jesús

Oraciones a la Virgen María

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea,

pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza.

A Ti Celestial Princesa, Oh, Virgen Sagrada María,

Yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón.

Mírame con compasión, no me dejes Madre Mía.

Amén.

Bendita sea tu pureza, es una de las más bellas oraciones de la Iglesia católica para venerar a María o pedir su intercesión. María, la auxiliadora, la que intercede por nosotros y la que nos guía por el camino espiritual.

María en egipcio, significa «bella» o «amada» y en hebreo «exaltada» o «glorificada».

Y la Virgen María hace honor a su nombre, pues es la mujer más venerada y representada en toda la historia de la humanidad.

Se le conoce como «Bendita entre todas las mujeres», y se ha convertido en mito y objeto de devoción de multitudes al dar a luz al Mesías anunciado en el Antiguo Testamento que para unos, es un profeta, pero para otros, es Dios hecho hombre.

De los cuatro Evangelios canónicos, el  evangelista Lucas, médico amigo del apóstol Pablo, relató la vida de Jesús entre diez y veinte años, e incluyó la aparición del ángel Gabriel que le anuncia a María que dará a luz un niño, un Salvador.

Así, la devoción por la Madre de Cristo ha crecido alcanzando cientos de advocaciones y de figuras de devoción.

Ella estuvo presente en la Encarnación, nacimiento, primer milagro, Pasión y Muerte de Jesucristo, recibió con los apóstoles al Espíritu Santo en Pentecostés, y hoy sigue participando de la historia de la salvación llevando a todos los fieles a su Hijo.

Cualidades de María, Madre de Dios

Advocaciones marianas

Se dice que Jesús sigue el Cuarto Mandamiento y honra a su madre y por lo tanto, todo hijo de Dios debe hacer lo mismo.

Por ello los devotos católicos presentan su devoción a María en cada una de sus advocaciones. Incluso se cuenta que no hay Santo que no amara ni honrara a María.

Existen en el mundo multitud de apariciones marianas aprobadas por la Iglesia, que según los católicos, son muestra de que Dios continúa enviando a su madre para que nos ayude e interceda por nosotros.

La presencia de María es atestiguada por las principales corrientes del cristianismo.  El Evangelio de Mateo​ y el Evangelio de Lucas, como explicábamos,​ presentan a María como una joven virgen cuando, en la Anunciación, supo que estaba encinta por obra del Espíritu Santo.

Por ello se le llama la «Virgen María», o simplemente «la Virgen», en las Iglesias católicas, ortodoxa, copta, en la Comunión anglicana y en otras denominaciones cristianas.

Se dice que tiene la facultad de interceder ante Jesucristo y por ello existen millares de oraciones a ella dedicadas, con títulos como «Madre de Dios» o «Bienaventurada Virgen María».

Advocaciones Marianas más conocidas

Según la Iglesia católica, la Iglesia Ortodoxa y la Iglesia Copta se cuentan a cientos los mensajes revelados a los videntes, considerados parte de la obra de la Virgen María.

Las apariciones de María son indicadas en la teología católica con el término mariofanías y la historia del catolicismo recuerda muchas, entre las más conocidas:

  • del Pilar (España, 40 DC)
  • Guadalupe
  • Reina de la Hispanidad (España, siglo XIII, y venerada en México, 1531)
  • Coromoto (Venezuela, 1652)
  • de la Medalla Milagrosa (Francia, 1830)
  • Lourdes (Francia, 1858)
  • Chapi (Perú)
  • Fátima (Portugal, 1917)

En los últimos años se han reportado supuestas apariciones marianas en Egipto, algo que la Iglesia Copta interpreta como una consolación en tiempos de persecución.

Rezos dedicados a María, la protectora de todos

Rezos a la Virgen María

La Virgen María es, en primer lugar, la madre de Dios y no solamente la madre de Jesucristo, pues hay que recordar que según la doctrina católica Dios tiene tres personas diferenciadas, pues es Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Los católicos deben adorar a María porque así lo hacía su propio hijo, Jesús. Por ello, el rezo de los católicos dirigido a la Virgen María expresa un anhelo profundo, que la madre de Jesucristo pueda interceder por los hombres ante Dios.

Se le reza a María usualmente con un Rosario en la mano, pasando sus cuentas y por cada una elevando un rezo.

Otros, se colocan frente a su imagen y encienden velas, hablándole como a una madre y pidiéndole su guía para enfrentar las situaciones adversas de la vida.

Muchas de las oraciones que hoy se eleven pidiendo a María su protección y bendiciones son muy antiguas, recitada en el pasado, en tiempos difíciles, en diferentes idiomas y por personas de disímiles orígenes.

Esta oración que presentamos a continuación, se tradujo al italiano y a otros idiomas, a partir de una antigua oración latina que se remonta a la Edad Media.

Oración Antigua para invocar la bendición de la Virgen María

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humildad de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí. Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón. Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos.

Auxilia a Israel su siervo, acordándose de su santa alianza según lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.

Amén.

Una Oración hermosa a la Virgen María

Oración hermosa a la Virgen María

Así le rezamos a María pidiendo su ayuda y apoyo

Préstame, Madre, tus ojos, para con ellos mirar, porque si por ellos miro, nunca volveré a pecar.

Préstame, Madre, tus labios, para con ellos rezar, porque si con ellos rezo, Jesús me podrá escuchar.

Préstame, Madre, tu lengua, para poder comulgar, pues es tu lengua patena de amor y de santidad.

Préstame, Madre, tus brazos, para poder trabajar, que así rendirá el trabajo una y mil veces más.

Préstame, Madre, tu manto, para cubrir mi maldad, pues cubierto con tu manto al Cielo he de llegar.

Préstame, Madre a tu Hijo, para poderlo yo amar, si Tú me das a Jesús, ¿qué más puedo yo desear?

Y esa será mi dicha por toda la eternidad.

Poderosa oración a la Virgen María para pedir un favor urgente

Esta es la oración para implorarle a María que ilumine nuestro camino:

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,

vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve.

A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva;

a Ti suspiramos, gimiendo y llorando,

en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora, abogada nuestra,

vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos,

y después de este destierro muéstranos a Jesús,

fruto bendito de tu vientre.

¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

Ruega por nosotros Santa Madre de Dios.

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

Rezos y plegarias dedicadas a los Santos:

Contenidos más leídos:

error:
Enviar este mensaje
Hola, necesito consultarme. ¿Puede enviarme la información y el precio de las Consultas Espirituales guiadas por una Santera Espiritista? Gracias. Ashé🙏