Saltar al contenido

¿Conoces la Historia de las deformidades de Osaín? El espíritu del monte

Pataki de Osain

Osaín es un Santo muy poderoso, solo tiene una sola pierna (la derecha), un solo brazo (el izquierdo) y un solo ojo, tiene una oreja muy grande y por ella no oye nada, la otra oreja es muy pequeña y oye todo, hasta el más mínimo movimiento. También habla fañoso.

En el Oddún Iroso Oshé existe un pataki que relata el porqué de la deformación de Osaín.

Pataki sobre las extremidades y defectos del Orisha Osain:

Shangó el rey de los rayos era el adivino del tablero y como ayudantes tenía a Eleggua el dueño del camino y Osaín, el cuidador del monte.

A Shangó le gustaban mucho las fiestas y por andar entre tambor y tambor no atendía a Ifá.

Muchos llegaban a consultarse y como siempre estaba indispuesto, entonces llamaba a Osain y le decía que atendiera él mandándole hierbas, pues Osain es curandero y gran conocedor de todas las hierbas y palos del monte.

Un día Shangó se puso a pensar seriamente sobre su compromiso con Ifá y se dio cuenta que ya esa responsabilidad no podía ejercerla.

Entonces decide buscar otra persona que se hiciera cargo del tablero de Ifá, pero que fuese responsable.

Shangó llama a Elegguá y le dice que necesita ver a Orunmila y este va donde el adivino y le da su recado.

Llega Orunmila a casa de Shangó y este le explica lo que está sucediendo, y que necesita confiar el tablero de Ifá a otra persona.

Orunmila le dice a Shangó:

No te preocupes, cuando tengas problemas haz una obra al pie de tu casa la palma y yo vendré enseguida a consultar por ti.

Ni Elegguá ni Osain son elegidos para sustituir a Shangó:

Eleggua y Osain quedan inconformes con esta decisión porque ellos esperaban fueran uno de los dos quien se quedara consultando.

Eleggua sigue ayudando a Shangó, pero Osain muy molesto se retira al monte y con sus grandes conocimientos de plantas se dispuso a trabajar y a la vez a hacerle obras malas mediante la prenda a Shangó por la decisión tomada.

Un buen día Orunmila ve el Oddun de Iroso Oshe y sabe lo que estaba haciendo Osain en contra de Shangó. El adivino se dirige entonces a la palma a hacer una ceremonia para contrarrestar lo enviado por Osain y Shangó lo vio desde lo alto de una loma.

Shangó emprende camino para encontrarse con Orunmila y en el camino ve Osain trabajando con prendas y plantas.

Al ver esto el rey Shangó le comienza a tirar rayos y prende el monte.

Orunmila al ver como ardía el monte se dirige inmediatamente hacia allí donde encuentra a Osain casi muerto, lo recoge, lo cura y le hace ebbó.

Osain queda vivo, pero sin una pierna, sin un ojo, sin un brazo y deformado. A partir de aquel día le juró Osain fidelidad a Shangó.

Conoce más sobre Ozain:

Contenidos más leídos:

error:
× Consultas