Saltar al contenido

En Ogbe Osa, Osain del Monte comió mono ¡Justicia divina!

Osain en Ogbe Osa

Edun vocablo con el que se identifica al mono en yoruba, vivía deseoso de comer maní.

Cerca de su casa un agricultor labraba los campos donde crecía este grano, pero como era un hombre muy celoso no permitía que nadie irrumpiera en sus cultivos.

Pataki donde Edun no cumplió su palabra y pagó su falta

El mono pasaba los días vigilando al campesino y al percatarse que solo no lograría su objetivo decidió recurrir a la jicotea para que lo ayudara.

Esta estuvo de acuerdo pidiendo solo recibir un poco de maní a cambio de sus servicios.

Al día siguiente la jicotea que era menos rápida se encargó de vigilar al agricultor mientras el mono se escabullía entre las plantas de maní.

Cuando Edun llenó el saco de maní huyó sin mirar atrás dejando a un lado su acuerdo con la jicotea.

Esta enfurecida regresó a su casa y como era sabia y más vieja se sentó a esperar que pasara el tiempo pues sabía que tarde o temprano el mono le pagaría los perjuicios ocasionados.

Cuando seas traicionado, toma paciencia y espera a que la justicia llegue

El Edun siguió su vida y cada vez que veía a la jicotea le volteaba la espalda.

Desplantes que con paciencia esta fue ignorando hasta el momento en que sus acciones dejaron de afectarle.

Las semanas pasaron y la jicotea continuó haciendo sus quehaceres habituales y como esta era hechicera a menudo consultaba a los que tocaban a su puerta en busca de ayuda.

El leopardo la visitó un día solicitando sus servicios, alegando estar muy acongojado pues su único hijo estaba enfermo de gravedad y nadie lo había podido sanar hasta ese entonces.

La jicotea al evaluar la situación fue a ver a Osain para que interviniera por el hijo del leopardo.

Este les comunicó que para lograr salvar al pequeño debían traerle en sacrificio a un animal astuto.

Con el sacrificio del Edun se vencen grandes guerras

Entonces el leopardo fue a cazar al monte y encontró al mono balanceándose en una rama y de un solo zarpazo lo derribó llevándolo ante Osain para ser sacrificado.

De esta forma la justicia divina fue derramada sobre el mono y pagó su falta en el momento que menos se lo esperó.

Osain el Orisha dueño de las hierbas del monte quedó complacido con el sacrificio realizado y a raíz de este suceso nació la tradición de sacrificarle mono al secreto de Osain cuando el religioso debe vencer grandes guerras.

  • Secreto yoruba que cobró vida en el signo de Ifá Ogbe Osa.

Seguir leyendo más consejos religiosos:

Osain en Ogbe Osa
error:
Copy link
Powered by Social Snap