Saltar al contenido

Yemayá, 2 Patakí sobre la sublime Reina de los Mares

Pataki de yemayá

Yemayá, es una de las más poderosas Orishas del panteón yoruba, reina de los mares, mujer azul de aguas saladas, madre de peces y protectora de las embarazadas. A ella acuden sus fieles devotos a pedirle por el amor, la prosperidad, la salud y la fertilidad.

Y es que cuentan las leyendas (pataki) que Yemayá es uno de los Orishas más capaces y con mayores cualidades entre las que cuentan la bondad, la entereza, la valentía y la sabiduría.

Es protectora y justiciera por naturaleza, la gran madre de sus hijos que viven en la tierra, quien controla las majestuosas energías de las aguas y con ella nos limpia el destino.

Proponemos ahora, dos historias que lo comprueban.

Patakí: Ante el castigo de Olofin, Yemayá salva a los hombres

Cuenta el Pataki que Olofin un día se encolerizó por la falta de rezos y de ceremonias dedicadas a él por parte de sus súbditos. Así enfadado y con muchas ganas de venganza les quitó la lluvia.

Así el reino yoruba se sumió en la miseria por la falta de agua y con ella, de alimentos y bienes necesarios para la vida.

Pero los Orishas que residían entre la tierra y el cielo decidieron ayudar a los mortales y se preguntaron quién de ellos debería ir a ver a Olofin y pedirle perdón. Así Shangó después de escuchar a todos propuso que fuera Yemayá, por sus características y sus grandes poderes.

Yemayá totalmente resuelta a ayudar a los pobladores emprendió el camino al palacio de Olofin que se encontraba enclavado en la cima de una montaña. Pero no le fue fácil el ascenso debido al potente calor, el suelo reseco y el polvo.

Cuando logró escalar la montaña, Yemayá llegó exhausta y debía aún recorrer los jardines del palacio, pero la inmensa sed se lo impedía, por lo que decidió beber agua de lo primero que tenía delante, un charco sucio de agua.

Olofin vio a la bella y poderosa Yemayá bebiendo agua sucia y sintió vergüenza por su crueldad de castigo, por lo que le dijo que perdonaría a los hombres y le prometió que les enviaría el agua poco a poco para no causar daños en la tierra.

Así Yemayá fue salvadora de los hombres, con su humildad y sacrificio logró conseguir el perdón del gran Olofin, porque Yemayá es Orisha y madre de todos, a ella debemos agradecer cada día.

El patakí del sabio Orula y la poderosa Yemayá

Cuenta el Pataki, que el gran adivinador de Ifé, Orula, estuvo casado con Yemayá, a la que siempre consideró y amó por su inmensa agudeza e inteligencia.

Pero el gran adivino Orula tenía un secreto, pues cuando usaba el Diloggún (oráculo) su esposa le comunicaba el porvenir de los consultantes, gracias a su poder sobre todas las cosas del mar como los caracoles.

Así Orula daba exitosas consultas y todos le quedaban sumamente agradecidos por sus consejos.

Pero un día Olofi convocó a todos los Awó y Orula tuvo que partir. El adivino dejó a la Diosa de los mares dinero para que viviera durante ese tiempo, pero Orula demoró en la casa de Olofi mucho más tiempo debido a los asuntos que lo requerían.

Yemayá adivina con sus caracoles:

Y Yemayá decidió consultar por su cuenta a las personas, dejando a muchos asombrados con su poder y sus excelentes consejos.  

Así cuando Orula regresó, por todo el camino escuchaba que había una mujer con inmensos poderes de adivinación que ayudaba a todos los consultantes a enfrentar los problemas, por lo que decidió disfrazarse y encontrarla.

Fue toda una sorpresa encontrarla en su propia casa. Y nada más entrar por la puerta disfrazado, Yemayá lo reconoció. La diosa le reprochó haberla dejado tanto tiempo sola y afirmó que no pasaría necesidades.

Orula se enojó y acudió a Olofi para retirar ese poder, pero Olofi escuchó a Yemayá y ordenó a Orula que solo hiciera consultas con el okpele, ikines y tablero de Ifá.

Igualmente, le entregó a Yemayá el dominio del Oráculo del Diloggún. Además, exigió que, como muestra de respeto, cuando Yemayá saliera en su Oddun todos los Babalawos debían tocar con su frente el tablero y decir Ebbo Fi Ebboada.

Y es que como cuentan sus leyendas, Yemayá es poderosa, su sabiduría posee la energía de los grandes océanos del mundo, es vida como sus aguas y el espíritu majestuoso que las gobierna.

Contenidos más leídos:

error:
× Consultas