Saltar al contenido

El receptáculo de Ozain que guarda su Ashé y Poder

Por: Ninette Caren Fernández

Receptáculo de Ozain

Osain encarna la esencia de la naturaleza en el panteón Yoruba, es la deidad que acompaña a Shangó en muchas de sus batallas prestando sus servicios como curandero.

Este Orisha quien es el sumo conocedor de las yerbas y sus propiedades mágicas se representa mediante un Güiro que pende en el aire, del que cuelgan cuatro plumas.

Guiro de Ozain
Güiro de Ozain

Algunos de sus receptáculos se elaboran mediante un carapacho de jicotea, otros se materializan mediante tinajas de barro las que contienen en su interior tres otas (piedras) del monte, lugar donde mora la deidad.

La cazuela, receptáculo del Orisha del monte.

El Orisha poseedor del secreto de las hierbas transporta sus mensajes y conjuros mediante las hojas que son mecidas por el viento, a su vez puede revelar secretos y obtener respuestas con la ayuda de la propia naturaleza, pues en ella radica su fuente de poder.

Osain puede materializarse además mediante la cazuela de los practicantes de la Regla del palo Mayombe, representación sobre la que le realizan inmolaciones y conjuros.

Este receptáculo se elabora en hierro o barro en su interior contiene ingredientes, herramientas y palos del monte. 

Entre los ingredientes que se requieren para dar vida a esta representación podemos citar de forma muy breve a:

  • la Tierra de las cuatro esquinas,
  • la tierra de bibijagüero,
  • la tierra proveniente de la puerta de la casa,
  • palos fuertes y de fundamento,
  • aguardiente,
  • inmolaciones de animales,
  • hierbas sagradas entre otros elementos.

El carapacho de la jicotea es el habitáculo de Osain.

Para los descendientes de los congos Osain habita en el carapacho de una jicotea el que se encuentra consagrado mediante ritos y el uso de hierbas.

Este nuevo habitáculo para el Orisha se somete doce días al sol y al sereno con el fin de otorgarle más poder y fuerza.

¿Cómo se consagra el receptáculo de Osain?

Las consagraciones de los receptáculos de los Orishas en la Osha avistan sus orígenes guiados mediante el secreto religioso.

Se conoce a la luz pública y según misterios develados por los religiosos que las hierbas son quizás el elemento ritual más importante para propiciar el asentamiento del espíritu de la deidad en el interior de su habitáculo.

En este caso que nos referimos específicamente al santo dueño del secreto de las hierbas de la Osha, esta creencia tome más fuerza y el religioso inexperto deje de subestimar el sagrado poder que posee la madre naturaleza.

Más artículos sobre Osain, el espíritu guardián del monte:

Etiquetas
error:
Copy link