Saltar al contenido

“El Pinaldo” insignia secreta de la sociedad Baloggún: Pataki

El pinaldo

A la llegada a la tierra de los Orishas, estos fundaron sus propias organizaciones y sociedades secretas en las que se agruparon para unir fuerzas y defender intereses comunes bajo la bendición de Olodumare.

La Secta secreta “Baloggún”

Pinaldo cuchillo

Oshagriñán se vinculó a Oggún y juntos fundaron la secta Baloggún, la cual era una sociedad secreta donde se reunían solo los hombres consagrados en el uso del Pinaldo (cuchillo).

Estos poseían el secreto y la virtud del Orisha dueño del hierro, con la cual podían llevar a cabo las inmolaciones correspondientes a las consagraciones y a los dones de gracia hacia las deidades yorubas.

Empuñar el cuchillo en obras indignas es una gran falta…

Oshagriñán tenía un hijo el cual fue iniciado en esta organización, quien tiempo después cometió la falta de empuñar el cuchillo en obras indignas de su verdadero uso, por lo que tuvo que refugiarse en casa de Orunmila el Gran Oráculo de Ifá.

Al llegar a su destino, Orula lo acogió con clemencia, más el adivino desconocía del culto hacia el Pinaldo.

Lo registró y le realizó un ebbó, obra que volvió al joven invisible ante sus enemigos y gracias a esto pudo seguir conservando su vida.

El reto entre el dueño del hierro Oggún y el adivino Orula

Al paso de los días se cumplió el plazo que estimaba el alojamiento del hijo de Oshagriñan en casa de Orula.

El adivino pidió al muchacho que en símbolo de agradecimiento y amistad le entregara el cuchillo que guardaba con tanto cuidado.

A lo que este respondió que no era posible pues el Pinaldo era el símbolo de la sociedad secreta Baloggún y para poseerle había que ser consagrado o haber pasado grandes pruebas de valor.

Entonces Oggún quien se había enterado de lo sucedido retó a Orumila a pelearse por la posesión del Pinaldo.

El gran Oráculo tomó el cuchillo entre sus manos y antes de que comenzara la disputa dejó caer el cuchillo sobre la tierra en respeto al dueño de los hierros, quien era junto a Obatalá los verdaderos patriarcas del Pinaldo.

Orunmila gana la virtud de empuñar el cuchillo

Por desarrollar este acto de nobleza y respeto, Orunmila se ganó la virtud de empuñar el cuchillo, tradición que posteriormente fue heredada por sus hijos los sacerdotes de Ifá.

Desde ese día Olofin estableció que ningún hombre que no se encontrase consagrado en la regla del Pinaldo podía hacer uso del mismo y una vez que fuese digno de empuñarlo, debía pedir antes la bendición y el permiso de Oggún.

Conoce más sobre el Orisha del hierro, Oggún:

Contenidos más leídos:

error: