Saltar al contenido

¿Por qué Shangó comió carnero? Otrupon Meyi es un Ifá de traición

Shangó y el carnero

El carnero era uno de los mejores servidores que poseía Shangó, este se mostraba dócil y atento ante las exigencias del Orisha dueño de la candela, pero en el fondo de su ser lo envidiaba y deseaba para su amigo todos los males del mundo.

Pataki donde el carnero retó a un combate a Shangó

Un día en secreto comenzó a armar un plan para destruir a Shangó, aliándose al gallo.

El gallo y el carnero sabían que Shangó era un rival muy fuerte a batir, por lo que el carnero pidió a su aliado que lo ayudase a conseguir unos tarros para defenderse cuando embistiese al Orisha.

El gallo partió en la búsqueda de los tarros, mientras el carnero que conocía todos los secretos de Shangó se introdujo sigilosamente en su casa y fue sacando una a una sus armas, hasta dejarlo totalmente desprotegido.

Shangó descubre la traición y pide consejo al adivino Orula

Cuando el carnero tuvo sus tarros retó a un combate a Shangó, el Orisha sorprendido no podía creer que su amigo inseparable cometiera tal traición, pero antes de acudir al campo de batalla fue a visitar a Orunmila, quien lo registró advirtiéndole que:

Sufriría pérdidas materiales, pero que si realizaba el ebbó saldría victorioso.

Shangó quien tenía fe ciega en la palabra de Ifá se hizo el ebbó y partió de regreso a su casa.

Al llegar se dirigió al closet para buscar sus armas y al abrirlo no encontró más que un escaparate vacío.

Dándose cuenta que había sido robado por sus enemigos tuvo que encontrar una pronta solución.

Lo que estos desconocían era que Shangó guardaba en otra parte de la casa un bate de Ácana, el que atesoraba con cariño, por haber sido su primera arma de combate y tomando el bate partió al encuentro del carnero.

Confiando en la palabra de Ifá y haciendo ebbó, el orisha del fuego ganó a sus enemigos

El cuadrúpedo enemigo esperaba con ansias la aparición de Shangó, pues creía que el rey vendría desarmado.

De repente se vio llegar al Orisha portando su bate y el carnero quien traía puesto los tarros, tragó en seco y de este modo comenzó la pelea.

El combate fue turbulento, el carnero embestía a Shangó con furia mientras este después de varios golpes derribó sus tarros haciéndolo indefenso en la pelea.

El carnero fue invadido por el temor, pues sabía que sin los tarros quedaría indefenso ante el Orisha.

Al terminar la batalla y en el momento de ajusticiar al traidor Shangó expresó:

Desde hoy y por tu falta de respeto yo comeré carnero en honor a este día victorioso.

Seguir leyendo sobre Shangó, el Rey del fuego yoruba

Shangó y el carnero
error:
Copy link
Powered by Social Snap