Saltar al contenido

La Historia de Oduduwá: El Señor del otro mundo y de nuestro destino

Por: Claudia Rodríguez

Historia de Oduduwá

Oduduwá u Odduá es uno de los Orishas más importantes en el culto yoruba, pues conoce los secretos de la muerte y los cruces entre el mundo terrenal y el espiritual.

Es el señor de los espíritus y concededor de deseos, el que según cuentan los patakíes yorubas, creó a los dieciséis Obatalaes, junto a su mujer Odduaremu.

Algunos dicen que Oduduwá puede ser un camino de Obatalá masculino, que vive en Iroko la Ceiba, y también es el guía de todos los caminos de Obatalás, y por eso los hijos de este Orisha tienen que recibirlo.

El hecho es que Oduduwá y Obbatalá, Padre Orisha y Escultor del ser humano, poseen cultos muy vinculados en la historia lucumí.

No obstante, se diferencian en algunas cualidades y Oduduwá es visto como creador y hacedor de la justicia, y como un elemento divino e impersonal.

Patakíes y creencias sobre Oduduwá, Obbatalá y la creación del mundo

Oddua significado

Cuando Olofi, el gran creador, quiso hacer el mundo, bajó con el Orisha Obatalá y le encargó la consecución de su obra, haciendo de la Tierra un paraíso bello para que los hombres pudieran vivir felices.

Pero Obbatalá no pudo culminar el encargo de Olofi. Un patakí sostiene que Obatalá, ya en camino para realizar la tarea creadora que Olodumare le había encomendado, sintió una gran sed y como solo había vino de palma, tomó en demasía hasta emborracharse y caer en un hondo sopor, olvidando el mandato del creador.

Oduduwá fue a buscarlo por orden de Olodumare y, al verlo ebrio, procedió a realizar la tarea que le correspondía, creando la tierra sólida, el hombre y el lugar sagrado de los Yorubas y de la santería cubana: Ilé-Ifé.

Otra historia cuenta que, en el entusiasmo de la creación, Olofi hizo cosas maravillosas, pero también dejó muchos elementos sin terminar.

A los hombres, por ejemplo, los dejó sin cabeza y como es natural, andaban sin dirección y sin pensamiento. Una vez terminados, estos cuerpos se movían, andaban maquinalmente, casi inconscientes o insensibles, sin entendimiento.

Molesto, Olofi le encargó a Oduduwá, visto como el principio femenino y madre de la nación Yoruba, que les hiciera cabezas y esta las hizo, pero las dejó con un solo ojo, pues el Orisha posee un único ojo fosforescente.

Finalmente, su hermano Orisha, Iba-Ibo le puso los ojos donde ahora están y les dio boca, voz y palabra. Entonces los hombres empezaron a ser como los conocemos.

Así, cuando Olodumare le sopló a los hombres su aliento y echó a andar el corazón del ser humano, le dijo a Oduduwá:

«Ahí queda mi criatura.»

Por eso se dice que en la creación de la Tierra y de los hombres participaron varias deidades y el resultado fue la mezcla de todas sus características.

Oduduwá, sus características y significado

Oddua señor

Cuentan que Oduduwá fue el primer Rey de Oyó, el muerto mayor y representante de los misterios y secretos de la muerte. Fue el primer Oní y fundador de Ife, de donde nació la vida según la teología Yoruba y por ello su nombre proviene del Yoruba Odùdúwá (Señor del otro mundo o de nuestro destino).

Se le considera el dueño de la soledad y forma una importante trilogía con Olofi y Olorun, según la cual los tres son representaciones diferentes del poder divino de Olodumare.

En relación al ser humano, Oduduwá fue el primer Obá que hizo Itá (lectura del destino) en la tierra. Por ello es el llamado Orisha de los deseos, y puede conceder peticiones de los hombres, a los cuales ayudó a crear.  

Oduduwá, se conoce como una masa espiritual muy poderosa a la que invocamos en momentos de necesidad. Es un ente espiritual con un inmenso poder, que se vale de los espíritus y que no tiene apariencia física, aunque se dice que es andrógino.

Pero Oduduwá es un Orisha de mucha armonía, y siempre actúa con calma, debido a que fue él, uno de los enviados a culminar la Tierra y a los hombres y a cuidar de la creación de Olofin. Es por esto que en frente de él no se permite tener riñas ni gritar.

Posee el poder de interceder igualmente en cualquier situación por complicada que sea, e incluso su ashé puede cambiar a una persona e incorporarlo al buen camino.

Ofrendas y rezos para invocar a Oduduwá

Ofrenda Oduduwa

Se cree que la ayuda de Oduduwá debe invocarse solo cuando sea necesario, como en los tiempos de crisis de la humanidad, como el que se está viviendo justo ahora, para que sus consejos y su apoyo ayuden a los hombres a superar los obstáculos.

Baba Oduduwá, como le llaman los devotos de la Regla de la Ocha (santería), funge como abogado de las almas y puede revelar las grandes verdades del mundo.

Por ello, en estos tiempos invocamos la ayuda de Oduduwá como dueño de los secretos del mundo y benefactor de la humanidad.

Debemos saber que para invocar a Oduduwá, podemos presentarle sus ofrendas.

Come junto con Obbatalá y se le inmolan:

  • chiva blanca,
  • gallina,
  • codorniz,
  • guinea y
  • palomas.

Todos los animales tienen que ser blancos. También le gusta la bebida de anís dulce o anisete y otras como el vino tinto.

Oración dedicada al Rey Oddua:

Luego de agasajarlo, le rezamos con mucha fe y con nuestros pensamientos puestos en el bien de la humanidad y no solo en nuestros deseos particulares.

Así lo invocamos:

Baba Oduduwa Mo pe o, Baba Oduduwa Mo pe o, Baba Oduduwa Mo pe o

Olofin Aye Mo pe o, Olofin Aye Mo pe o, Olofin Aye Mo pe o

Mojuba Babab Oduduwa, Mojuba Oba Egun Aye, Mojuba Olofin Aye

Baba Oduduwa wa gba me

Olofin Aye wa gba me

Baba Oduduwa gba a le

Se traduce como:

Baba Oduduwa yo te invoco

Olofin Ayé yo te invoco

Baba Oduduwa sálvame

Olofin Aye sálvame

Baba Oduduwa respáldame

Oduduwá y su sincretismo religioso

Oduduwá se sincretiza en la religión católica con el Nombre de Jesús y con el Santísimo Sacramento. Se cree que la afinidad entre este Orisha y Jesucristo viene dada porque ambos fueron enviados por la Divinidad para ayudar al hombre y establecer determinado orden sobre la tierra.

El Santísimo Sacramento se refiere a la Eucaristía, ceremonia que forma parte de la misa católica y donde, al consagrarse, el pan y el vino se convierten en la carne y la sangre de Jesucristo.

Otros artículos de la Regla de la Santería:

Etiquetas
error: ¡El contenido está protegido!
Copy link