Saltar al contenido

Ochosi ≫ El Defensor de los perseguidos y su Sincretismo religioso

Oshosi santería

Ochosi es un Orisha Mayor del Panteón yoruba, un Orisha guerrero, protector de los perseguidos, brujo y cazador. Es el consejero para las buenas decisiones y al que acudimos cuando nos vemos en una encrucijada.

¿Quién es Oshosi en la Santería?

Oshosi en la Santería es un Osha del grupo de Orisha Oddé, conocidos como Los Guerreros y uno de los primeros Orishas que recibe cualquier individuo y se le vincula siempre con la protección y la caza de la maldad.

Cazador por naturaleza, relacionado con la cárcel, la justicia y defensor de los perseguidos.

Es el pensamiento que es capaz de trasladarse como su sagrada flecha, a cualquier tiempo y lugar para capturar algo y luchar contra las injusticias.

A Ochosí se le considera hechicero, mago y brujo, su nombre proviene del Yoruba Osóssí «El que trabaja con brujería».  Es dueño del monte y un excelente cazador que hace del arco y la flecha sus herramientas predilectas. 

Tiene una relación cercana con Oggún, el patrón de los hierros. Viven juntos dentro de un caldero de metal y su unión es tan poderosa y firme que establece la fortaleza inquebrantable ante la vida.

Se representa unido a las armas a partir del arco y la flecha y está relacionado especialmente con Oggún, por la caza y el monte. Junto a él y a Elegguá, es dueño de la manigua, la espesura de la naturaleza y de la caza, incluso su otá o piedra, se recoge allí. Se saluda diciendo ¡Oshosi Odde Mata!

Ochosi, como buen cazador, lleva lanzas, flechas, arcos, trampas, rifle, dos perros de metal, un saco de piel de animal, un sombrero de piel, pólvora, atributos de pesca, trofeos de caza, tarros de venado, un tridente en forma de flecha grande, tres acofá, espada, machete y cuchillo, atributos que representan su destreza e inteligencia en la Osha.

Sincretismo de Oshosi

Y por la persecución a que fueron sometidos los cultos de los esclavos africanos cuando llegaron a América, Ochosi se sincretizó con santos católicos que, como él, posee grandes dones relacionados con la naturaleza, la protección y la justicia:

  • San Alberto Magno
  • San Norberto

San Alberto Magno, maestro del catolicismo

Este santo fue un filósofo, naturalista y teólogo y luchó contra la interpretación del aristotelismo y contra las escuelas progresivas de la escolástica.

Realizó diversos tratados sobre ciencias naturales, que incluyen observaciones directas de la naturaleza en un tiempo en que solo se tenían en cuenta las enseñanzas del cristianismo.

Según la biografía de San Alberto, fue el maestro de Santo Tomás de Aquino, el más importante de los teólogos de todos los tiempos y de él, Aquino aprendió a respetar el pensamiento interpretativo y la observación de la naturaleza y sus fenómenos.

Alberto Magno fue superior provincial de Alemania, y cuando en 1248, los dominicos determinaron abrir una nueva Universidad («studia generalia») en Colonia, nombraron rector a San Alberto.

Estudió la lógica, la metafísica, las matemáticas, la ética y las ciencias naturales y contribuyó al desarrollo de la física, geografía, astronomía, mineralogía y biología.

Y se dice que a pesar de que San Alberto cobró fama por reescribir las obras del filósofo para hacerlas aceptables a los ojos de los críticos cristianos, no dejaba de rezar:

«Señor Jesús pedimos tu ayuda para no dejarnos seducir de las vanas palabras tentadoras sobre la nobleza de la familia, sobre el prestigio de la Orden, sobre lo que la ciencia tiene de atractivo».

En 1260, el Papa le ordenó obispo de la sede de Regensburg y cuando renunció, volvió a Colonia, donde pudo dedicarse a escribir y enseñar.

San Alberto a pesar de su amor por la investigación, dijo que, de joven, le costaban los estudios y que por eso una noche decidió huir del colegio donde estudiaba, pero al tratar de irse por una escalera colgada de una pared, se encontró con la Virgen María que le dijo:

«Alberto, ¿por qué en vez de huir del colegio, no me rezas a mí que soy ‘Causa de la Sabiduría’? Si me tienes fe y confianza, yo te daré una memoria prodigiosa. Y para que sepas que sí fui yo quien te la concedí, cuando ya te vayas a morir, olvidarás todo lo que sabías».

Murió pacíficamente a los 74 años, sin enfermedad alguna y fue beatificado en 1622. En 1931, Pío XI, proclamó a Alberto Magno Doctor de la Iglesia lo que equivalía a la canonización.

Hoy, San Alberto es el patrono de los estudiantes de ciencias naturales y se le reza por el conocimiento y los triunfos en el estudio.

Oración a San Alberto Magno

Señor Jesucristo, que me llamaste

a la primera hora de la mañana a tu viña,

pues me has conducido desde mi juventud

para trabajar en la religión

por el premio de la vida eterna;

cuando todo se haya consumado

y ya en el juicio final premies las acciones,

¿qué me darás a mí que estuve todo el día ocioso,

no ya en la plaza del mundo

sino en la misma viña de la religión?

Oh Señor, que no mides nuestras acciones

con el peso público sino con la balanza del santuario,

haz que al menos caiga en la cuenta

y me convierta en la hora undécima

y que no sea hallado envidioso

porque tú eres bueno.

Amén.

San Norberto, vida de sabiduría

San Norberto es conocido como el fundador de la orden de canónigos regulares Norbertinos o Premonstratenses. Intelectual de inteligencia despejada y aguda, fue asignado a la corte de Enrique V, donde fue el encargado imperial de distribuir las obras de caridad.

Luego de un grave accidente, Norberto se fue de la corte y se refugió en Xanten, donde llevó una vida de penitencia bajo la dirección de Cono, Abad de Siegburg, humilde y amante de las buenas palabras.

En 1115, Norberto fundó la Abadía de Fürstenberg y poco después fue ordenado sacerdote. También fundó la abadía de Prémontré años más tarde.

Cuentan que Norberto fue sembrador del Evangelio por las comunidades, con milagros, carismas y don de lenguas. Las personas acudían para oírle: pastores, letrados, clérigos, y todos quedaban ensimismados con su discurso y alababan su caridad.

El 6 de junio de 1134, murió Norberto, a quien San Bernardo llamaba «Maestro», apóstol fidelísimo del Espíritu Santo, acuciado por las fiebres.

Este día de junio también se celebra al Santo y al Orisha Oshosi, una celebración llena de sincretismo y fe.

 Su legado se mantiene vivo en creyentes cristianos, quienes lo invocan para vencer enemigos, envidia e injusticia.

Oración a San Norberto y Ochosi:

  • Ofrecemos una poderosa oración para rezarle a San Norberto y al Orisha Oshosi ante las injusticias, los enemigos y obstáculos de la vida.

Oh, valiente paladín de la fuerza y defensor entusiasta de la fe y la caridad.

A tus pies un fervoroso devoto y admirador de tus grandezas.

Siete flechas te recomiendo: una para mis enemigos, otra para los calumniadores, otra para los envidiosos, otra para los traidores, otra para los infieles, otra para los que no creen en la ira de Dios y la otra para los que se apartan de la verdadera senda de la Providencia.

Tú, mi adorado San Norberto, que con tu valor domesticaste a las fieras y venciste muchas veces al diablo, podrás concederme las acciones que te pido en esta oración, por la santa cruz, que fue tu divisa.

A ti, el gran vencedor, te pido confundas a mis enemigos y los hagas venir a mí para yo perdonarlos y llevarlos al sendero de la piedad santa.

Los ciervos y las fieras fueron llevadas por ti a la obediencia y fuiste el más sobresaliente y paladín de la cristiana prédica.

A tus pies, te pido que hagas que mi vida se vea fuera de todo peligro y pueda gozar en la tierra con el fervor de Dios, para ser digno de tu bendición en la hora de mi muerte.

Amén

Contenidos más leídos:

error:
Enviar este mensaje
Hola, necesito consultarme. ¿Puede enviarme la información y el precio de las Consultas Espirituales guiadas por una Santera Espiritista? Gracias. Ashé🙏