Saltar al contenido

La misteriosa historia de la Ñangajúa: Una bruja en el monte cubano

Por: Ninette Caren Fernández

Ñangajúa

En el centro del país, existe la popular creencia que entre la espesura del monte mora una anciana de aspecto impactante y poco agraciado, la que se conoce bajo el nombre de la Ñangajúa.

Se especula que esta fémina posee poderes sobrenaturales, algunos la describen como una bruja, mientras que para otros es solo un espíritu que se encuentra entrelazado con un mito cubano relacionado con una afamada curandera que habitaba las lomas.

Lo cierto es que las costumbres y tradiciones nacionales colocan a este espectro como uno de los más terroríficos del Escambray, en Cuba.

¿Qué misterios rondan este ente de maldad?

Se cree que esta bruja nunca duerme, esperando acechante la llegada a sus dominios de algún intruso para hacer con él muchos desmanes.

Lo cierto es que nadie se atreve a transitar de noche por el monte por temor a topársela.

Muchas familias les cuentan esta historia a sus pequeños para que no se adentren solos entre los árboles, evitando así que se alejen de la casa.

Hecho que les permite velar por su seguridad, pues el solo pronunciar a estos el nombre de la Ñangajúa es una alerta que los exhorta a la disciplina por el solo hecho de temer su aparición.

Diversas fuentes comparan la existencia de la Ñangajúa con la bruja Baba Yaga, proveniente de la mitología eslava, debido a que ambas habitan lugares inhóspitos y se alimentan de niños indefensos.

Es en el monte donde vive la Ñangajúa

Se cree que la Ñangajúa tiene un pacto con el sijú, quien va guiando el camino de los perdidos hasta la casa de la bruja, la que se presta como refugio ideal para resguardarse de la niebla y la lluvia durante las noches frías.

Momento que la hechicera aprovecha para hacer sus maldades.

Algunos relatan haberse topado en su desorientado trayecto una choza muy pequeña, construida con tablas de palma y con aspecto descuidado llegando a aparentar que está abandonada.

Estos revelan que al penetrar en su interior se encuentra totalmente vacía y polvorienta, llegando a parecer más amplio el lugar desde dentro.

Luego de que se sienten a salvo la bruja asoma su figura, atándolos con bejucos y sogas.

Los afortunados que han logrado escapar revelan que tras muchos días sienten encontrarse mientras duermen visitando el recinto nuevamente, hecho que le provoca gran pavor pues refieren permanecer de alguna forma conectados con la bruja y su hogar.

¿Cómo vencer a la Ñangajúa?

Se cree que las cruces de cedro y la pimienta negra espantan a la Ñangajúa.

Del mismo modo que lo hacen las tijeras, pues la bruja se siente amenazada con el filo de sus hojas, pues en antaño una valiente mujer se atrevió a cortarle un mechón de pelo y de esta forma la debilitó.

Conoce más sobre Cuba y su espiritualidad:

Ñangajúa
Etiquetas
error:
Copy link