Saltar al contenido

3 Trabajos para evitar los Osogbos al pie de los Orishas Guerreros

Trabajos con los guerreros

Los guerreros son los primeros Orishas que recibe el iniciado en la Religión Yoruba, estos se encargan de proteger al creyente de los maleficios y las hechicerías que pudieran perjudicarlo, le brindan estabilidad en su vida al mismo tiempo que le proporcionan salud.

Rituales para evitar el perjuicio de los osogbos al pie de Elegguá, Oggún y Oshosi:

Existen numerosos trabajos que se realizan con la bendición de estos santos para evitar la llegada de los osogbos, a continuación, tres rituales muy fáciles de realizar, estos son ideales para los devotos que poseen conocimientos básicos sobre la religión yoruba.

1. Guayabas para Eleguá

Una vela roja, tres guayabas y manteca de corojo para obtener el beneficio del Orisha Eleggúa:

Cuando se trata de librar de la presencia de los osogbos el Orisha Eleggúa es todo un experto, debido a que esta deidad es el dueño de los 21 caminos lo que lo convierte en el encargado de abrir paso al religioso por el sendero menos angosto del destino.

Para evitar las malas influencias y el infortunio se le unta manteca de corojo a la representación material del Orisha, una vez realizado este ritual de limpieza se le ofrendan tres guayabas verdes al santo las que se le colocan dentro de su freidera.

Acto seguido se le encienden a Elegguá dos velas rojas y al encontrarse el religioso de pie frente a al santo lo invoca mediante el sonido de su maraca a la vez que le pide que lo libre de todos los osogbos que pudiesen entorpecerle su destino.

2. Ofrenda a Oggún para las malas lenguas

Una lengua de vaca embadurnada con manteca de corojo para frenar las habladurías es depositada dentro de la cazuela de Oggún:

Oggún es el dueño del hierro y de todos los instrumentos de trabajo, es un santo muy laborioso, esta deidad guarda secretos relacionados con el quirófano y la protección del hogar.

A este Orisha se le introduce dentro de su caldero de hierro una lengua de vaca previamente embadurnada con manteca de corojo con el fin de que en esta planta embarrada con sustancia oleosa queden impregnadas todas las habladurías malintencionadas sobre la persona.

Así no llega al creyente la maldición de la lengua, la cual constituye en la regla de la Osha el azote del cuerpo.

A este santo se le encienden dos velas blancas, momento en el cual se conversa con él sin la necesidad de hincarse de rodillas en el suelo.

3. Licor de Anís y manteca de corojo para Oshosi, el Cazador de la Religión Yoruba

Oshosi el gran cazador es un santo certero, al lanzar su flecha caza al unísono los osogbos y los irés para el religioso por este motivo se le sopla anís y se le unta manteca de corojo para que de este modo el maleficio se encuentre prisionero de la flecha y el licor fije el iré en el camino del devoto. 

Los contenidos más buscados:

error: